El Correo

Urtaran alcanza un principio de acuerdo con FCC para poner fin al conflicto de la limpieza

El conflicto lleva mes y medio enquistado.
El conflicto lleva mes y medio enquistado. / Igor Aizpuru
  • La empresa readmitará a los cinco despedidos y se deja en manos de la Comisión Jurídica Asesora de Euskadi temas como el absentismo, sobre el que no se ha alcanzado un acuerdo

  • La multinacional se ha comprometido a no cobrar una indemnización en caso de que finalmente se rompa el contrato

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha alcanzado un principio de acuerdo con la contrata municipal de limpieza -la alianza compuesta por la multinacional FCC y la vizcaína GMSM Medioambiente- para poner fin al conflicto que existe entre ambas partes. Todavía se están cerrando los últimos detalles, pero uno de los aspectos más importantes es la readmisión de los cinco trabajadores que han sido despedidos por la unión temporal de empresas (UTE) durante el presente año. Sin embargo, otros espinosos asuntos como el absentismo laboral se han dejado en manos de la Comisión Jurídica Asesora de Euskadi (Cojua), la alternativa que se contempla en la ley vasca de contratos cuando existen discrepancias de este tipo.

El dictamen de este órgano autonómico, similar a lo que puede ser el Consejo de Estado a nivel nacional, tardará en publicarse en torno a un mes y dictaminará quién tiene que pagar el coste de las bajas laborales a partir de una tasa determinada en el contrato suscrito en junio de 2015, justo antes de la entrada del actual equipo de gobierno.

Sea cual sea la decisión de la Cojua, tanto el Ayuntamiento como FCC se han comprometido a pagar los gastos extraordinarios derivados del absentismo y en el caso de que la UTE actual deje de prestar este servicio -por petición propia o por parte del Consistorio- no se tendrá que realizar ningún tipo de indemnización. Porque, a día de hoy, nadie asegura que el contrato no se vaya a romper una vez conocido el dictamen de la comisión, aun así todos garantizan que se seguirá prestando el servicio de recogida de basuras y limpieza de las calles sin interrupción.

«Si se va la UTE y sacamos un nuevo contrato, ni ellos nos tienen que pagar a nosotros ni nosotros les tenemos que pagar a ellos. Entendemos que hasta aquí hemos llegado y que hay causas sobrevenidas que hacen imposible la continuidad del servicio, se apela a un punto del contrato (el 223.g) y se acaba marchando sin tener que pagar ningún tipo de indemnización ni recurra a los tribunales», ha afirmado el regidor en la Casa Consistorial, mientras en las oficinas de San Martín se les comunicaba a los grupos municipales y los sindicatos los detalles del preacuerdo.

Además, el documento -pendiente de firma- que han redactado los representantes de ambas partes se deja claro que se mantendrá estabilidad en la plantilla de la empresa y se conservarán sus condiciones laborales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate