El Correo

Una hora sin tranvía en Vitoria

Una hora sin tranvía en Vitoria
  • Cientos de usuarios se ven afectados por un problema eléctrico en la catenaria del metro ligero, que ya se ha reparado aunque el servicio arrastrará retrasos durante buena parte de la jornada

Pasadas las 11.30 horas, el tranvía dejó de funcionar en Vitoria. Una avería que afectó a toda la red y que dejó a cientos de usuarios sin la posibilidad de moverse por la ciudad en transporte público durante más de una hora. María Martínez dejaba constancia de ello en la parada de Sancho el Sabio, donde llevaba largo tiempo sentada. «Menuda chapuza», repetía esta vecina de Abetxuko. «No hay ninguna otra forma de llegar desde que el Ayuntamiento nos quitó la línea de autobús. Cuando he llegado la parada estaba llena y muchos han cogido un taxi para ir a su destino, pero yo espero aquí», explicaba justo cuando llegaba María Jesús Guillén, otra habitante del barrio más septentrional de Vitoria.

Mikel Rodríguez se encontraba en una situación similar. Se había trasladado al centro de la ciudad para realizar el test psicotécnico del carné de conducir y portaba una aparatosa protección en la rodilla izquierda. «Aún no sé si tengo el menisco roto o es algo más, así que no me voy a ir andando los cerca de cinco kilómetros que hay hasta Abetxuko. Ya le he avisado a mi padre por si esto tarda mucho tiempo y necesito que venga con el coche», relataba pocos minutos antes de que a las 12.35 horas volviese a funcionar el tranvía.

Al otro lado del andén, se encontraba Ángela María Beitia que clamaba «¡qué vergüenza!» cada vez que alguien le venía a preguntar sobre qué le pasaba al tranvía que permanecía quieto desde hacía una hora justo cerca del andén de Sancho el Sabio. «Nos han dicho que es un tema eléctrico, pero la verdad es que no entiendo cómo están tardando tanto en recuperar la luz», afirmaba esta pasajera que se había quedado en tierra en su camino hacia Angulema.

«¿No funciona?»

José Luis Ruiz de Gauna, vecino de Coronación, llegaba con la intención de acercarse hasta la calle Fueros. «¿No funciona? Yo puedo acercarme andando, pero menuda faena que les han hecho a muchos otros», comentaba. Mientras tanto, los técnicos de Euskotren se afanaban en reparar una avería que –según portavoces de la compañía– se localizó rápidamente y que se intentó arreglar lo antes posible. El servicio ya ha vuelto a la normalidad. Sin embargo, el metro ligero arrastrará retrasos durante el resto de la jornada.

Desde Euskotren explican que un tranvía que se encontraba en Txagorritxu le ha fallado algún material y provocaba que se ‘cayese’ todo el sistema. Algo parecido a cuando se saltan los fusibles de una casa. Por eso, se tuvo que remolcar esa unidad para retirar el convoy y evitar que se repitiese el problema. Entre doce y quince servicios del tranvía se han visto afectados por esta avería.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate