El Correo

Cáritas atendió en 2016 en Vitoria a 55 familias más por la crisis

Una persona busca objetos en un contenedor de basura de Vitoria.
Una persona busca objetos en un contenedor de basura de Vitoria. / Iosu Onandia
  • «Las instituciones dedican menos dinero a luchar contra la pobreza que antes de la crisi», critica la entidad

Cáritas Diocesana atendió en 2016 a un total de 6.026 familias, 55 más que el año anterior, en el territorio de la Diócesis de Vitoria, que incluye Treviño y Orduña. Aplicando los cálculos de estimación que utiliza en sus estudios la Fundación FOESSA, la institución calcula que el apoyo de Cáritas alcanzó a 18.078 personas el pasado año. En los despachos de Cáritas se mantuvieron 15.727 entrevistas, a partir de las cuales se ofrecieron 19.523 respuestas.

La pobreza detectada por Cáritas sigue afectando mayoritariamente a mujeres, (66,3%), personas desempleadas (58,7%) y con responsabilidades familiares (50%). De las familias atendidas, el 30,5% son españolas, siendo el resto de ochenta nacionalidades diferentes.

La organización católica ha ofrecido estos datos este miércoles en una rueda de prensa en la que ha presentado la Memoria Anual 2016. Han participado el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, el Secretario General de Cáritas, Ramón Ibeas, y el Delegado Episcopal, Javier Querejazu. La recuperación económica no se deja notar en Cáritas. «Hay un colectivo de personas 'descartadas' (un término acuñado por el Papa Francisco) por el modelo de sociedad que no levantan cabeza», afirma Ramón Ibeas. Una de las críticas más fuertes hacia el sistema de bienestar social es que «las instituciones dedican menos a luchar contra la pobreza que hace diez años cuando comenzó la crisis».

Cáritas destinó 118.812,55 para cubrir necesidades básicas. Otros 371.436 euros a becas de formación y capacitación laboral y otros 57.650 a la inserción laboral.

Con motivo del Día de Caridad, el próximo domingo 18 de junio, la organización lanza el mensaje central de su campaña institucional: 'Llamados a ser comunidad'. El obispo ha aprovechado la ocasión para recordar la estrecha relación entre el Día de la Caridad y el Día del Corpus (festividad del Cuerpo y la Sangre de Cristo): «Los cristianos no tenemos la exclusiva de amor a los pobres, pero sí un hecho diferencial: Jesús se vació por ellos». También animó a la comunidad a unirse a la procesión del Corpus que recorrerá por vez primera en muchos años el centro de la ciudad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate