El Correo

El barrio okupa de Errekaleor se queda sin luz

fotogalería

La Policía autonómica ha tomado el barrio este jueves. / E. C.

  • Iberdrola corta el suministro eléctrico del vecindario a requerimiento del Gobierno vasco por «seguridad», en medio de un operativo policial que se ha saldado con cargas y tres detenidos

Decenas de agentes de la Ertzaintza han tomado desde las 10.00 horas de este jueves el barrio vitoriano de Errekaleor, un distrito en el que residen alrededor de 150 okupas después de que sus residentes legítimos fueran realojados por el Ayuntamiento en otras zonas de la capital alavesa. La operación policial tenía como misión permitir a técnicos de Iberdrola cortar el suministro eléctrico a las viviendas, que se efectuaba de forma irregular. Al final, lo han logrado al cortar los cables que van hasta las casas. Ha sido imposible acceder al transformador, ya que un muro humano lo impedía. No obstante, los operarios han encontrado la forma de completar el encargo que se les había encomendado retirando todo el cableado exterior y, de ese modo, evitar que alguno de los jovenes pudiera lastimarse al ser evacuados por las fuerzas de seguridad. Fruto de los altercados que se han registrado en Errekaleor, y que han comenzado sobre las 9.45 horas, tres jóvenes han sido detenidos por la Ertzaintza. Los arrestados han sido acusados de un delito de atentado contra la autoridad. También se han abierto diligencias contra varios más en calidad de investigados por enfrentarse a los agentes que protegían a los operarios, según ha informado la Policía autonómica.

La operación, desarrollada por efectivos de la Brigada Móvil y de Seguridad Ciudadana, se ha encontrado con cerca de 200 personas en la zona, que ha estado totalmente tomada por las fuerzas policiales. El operativo para cortar el suministro eléctrico ilegal se ha prolongado por espacio de cinco horas, hasta las tres y media de la tarde. Es la segunda ocasión en la que se trata de poner fin al uso ilegítimo del suministro eléctrico en la zona.

Alrededor de las 10.30 horas, la Ertzaintza se ha topado con una treintena de jóvenes que ha formado lo que denominan un 'muro humano' en torno al generador principal del barrio, lo que ha obligado a los agentes policiales a retirar uno a uno a los participantes en la protesta para dejar libre el camino a los técnicos de la empresa eléctrica. La policía vasca ha llevado a cabo esta tarea y ha retirado igualmente sacos terreros que los residentes y sus simpatizantes, que han denunciado «brutalidad policial», habían colocado para dificultar el proceso. Ha decidido no continuar porque media docena de los okupas permanecía encadenado a la puerta. A su vez, estaban unidos por parejas de los brazos mediante cadenas ocultas en un tubos. Ante el riesgo de cortarles o herirles un brazo, se decidió retirar el fluido eléctrico por otra fórmula. Básicamente se suprimió la corriente en otro punto y se retiró todo el cableado principal del barrio.

Concejales de los grupos Podemos y EH Bildu han estado presentes en la zona para supervisar 'in situ' los hechos. El Ayuntamiento de Vitoria ha negado que la actuación en el barrio de Errekaleor se haya producido por iniciativa municipal. Fuentes del Ejecutivo municipal han confirmado que la orden de actuación se fundamenta en dos requerimientos procedentes del Departamento vasco de Industria para eliminar las acometidas eléctricas irregulares, ya que los okupas tienen tomas de luz por las que no pagan. Desde Iberdrola se ha precisado que Industria les ha conminado a anular esas acometidas por «el riesgo de accidente eléctrico», ya que esa instalación carece del certificado que garantiza que cumple con los requisitos de seguridad, por lo que entraña peligro. En cualquier caso, desde EH Bildu, Irabazi y Podemos se ha pedido la comparecencia de urgencia del alcalde para dar explicaciones.

Errekaleor es un barrio que fue okupado en el verano de 2013. En ese momento, el movimiento asambleario elevó el listón para alumbrar el que, según diversos portavoces del grupo, se ha convertido en uno de los barrios alternativos más importantes del país. Los colectivos irrumpieron en las antiguas viviendas compradas por el Ayuntamiento de Vitoria en Errekaleor para facilitar los realojos de sus propietarios a pisos nuevos de VPO. Las reformaron, reabrieron el cine, organizaron actividades culturales y publicitaron la resurrección del distrito en las redes sociales. Ya hay cerca de un centenar y medio de okupas, pero saben que la sociedad municipal Ensanche 21, dueña de las 192 casas, pelea en los tribunales por recuperar la propiedad de las mismas.

«Un riesgo grave»

El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha recalcado en varias ocasiones que vivir en esos bloques supone «un riesgo grave que no podemos asumir», en referencia a los informes técnicos que alertan de su deterioro, pero el Consistorio usó la vía civil, más lenta, y no la penal, para forzar un desalojo de las viviendas que no se ha producido todavía. El alcalde planteó que los jóvenes se fueran a otros bloques vacíos de Aretxabaleta, también fruto de un proceso de realojo. Recibió un «no» por respuesta.

Los jóvenes que ocupan las viviendas de Errekaleor han convocado para las siete de la tarde de este jueves una manifestación para protestar por el corte del suministro eléctrico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate