El Correo

El rapto de los dos menores de Lakua cumple un mes sin noticias fiables sobre su paradero

Lugar donde se produjo el secuestro de los dos menores hace ahora un mes.
Lugar donde se produjo el secuestro de los dos menores hace ahora un mes. / Blanca Castillo
  • La Policía está convencida de que su padre aún los retiene en Francia y que cuenta «con cobertura familiar y de amigos» para mantenerlos ocultos

Los dos menores, de ocho y doce años, raptados por su padre en un parque de Lakuabizkarra continúan en paradero desconocido. Acaban de cumplir su primer mes desaparecidos. Tan sólo se sabe que los ocultan en algún punto de la vecina Francia. Y a pesar de los esfuerzos policiales a ambos lados de la frontera, cuatro semanas después «no hay ninguna pista fiable» sobre su ubicación actual.

Las pesquisas –a cargo de Policía Nacional aquí y de la Gendarmería en territorio galo– sí han precisado lo ocurrido aquel domingo 16 de abril y las horas siguientes. El padre, de origen argelino, aprovechó un descuido de la madre, con la que ya no convive, para llevarse a los pequeños de la plaza de Cataluña. Un compatriota los trasladó en una Citroën Picasso hasta Toulouse, a 450 kilómetros de distancia. Se trata de un «taxista ilegal, especializado en realizar este tipo de servicios entre la comunidad magrebí local», según fuentes policiales.

Ayer, este hombre, quien también regenta una tienda de segunda mano, negó a este periódico haber participado «en ningún viaje» y aseguró no saber «nada de ese tema», pese a declarar lo contrario en dependencias policiales. Ante los agentes, el conductor habría admitido su participación en el trayecto, pero también su desconocimiento de la naturaleza del mismo, así como la existencia de una denuncia en la comisaría de Aguirrelanda, interpuesta por la madre y expareja del secuestrador. El ahora fugado tiene una orden de alejamiento sobre su antigua compañera por incidentes anteriores.

Aviso a la Interpol

Una vez en Toulouse, el padre se habría encomendado a su entorno más cercano. Se cree que cuenta con «cobertura familiar» o de «amistades». Estas personas les cobijarían en ésta o en otra ciudad. «Lo único seguro es que aún no han salido de Francia», admiten todas las fuentes consultadas. Por si acaso, aparte del aviso del Juzgado de Instrucción 1 a Europol, con competencias en la Unión Europea, la alerta se ha extendido a la Interpol. ¿La razón? Se cree que la intención final de este fugitivo pasa por cruzar el Mediterráneo y establecerse en su Argelia natal.

«En este tipo de casos, el tiempo siempre corre en contra», advierten medios policiales especializados sondeados por EL CORREO. «Si no se resuelven durante la primera semana o los primeros diez días, luego resulta harto complicado hacerlo, y mucho más si logran alcanzan Argelia». En ese supuesto, la repatriación de los dos menores se complicaría «sobremanera» debido a la falta de acuerdos de colaboración y a los escasos derechos legales de las mujeres en el país magrebí.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate