El Correo

Las bodas por la Iglesia se desploman en Álava

Una pareja de novios corta la tarta nupcial durante la celebración de su enlace.
Una pareja de novios corta la tarta nupcial durante la celebración de su enlace. / S. E.
  • La cifra de matrimonios descendió en el Territorio un 8,37% el año pasado y ya sólo uno de cada cinco enlaces se celebra por el rito católico

La cifra de matrimonios repuntó ligeramente en 2016 con respecto al ejercicio anterior en el País Vasco. La tendencia, sin embargo, fue radicalmente opuesta en Álava. Si en el conjunto de Euskadi el incremento llegó al 1,3%, en el territorio histórico descendió un 8,37%. En cifras absolutas, se pasó de los 1.218 del ejercicio 2015 a los 1.116 celebrados en los doce meses siguientes, según los datos publicados ayer por el Eustat. En el aspecto que sí se producen coincidencias es en la prevalencia de las uniones civiles frente a las religiosas. Si en el caso de la comunidad autónoma en general el porcentaje de descenso de las religiosas es de 2,6 puntos, en territorio alavés se va hasta los 3,48.

De los 1.116 enlaces celebrados el año pasado, sólo 215 fueron canónicos, lo que significa que apenas uno de cada cinco matrimonios son ya por la Iglesia. «Además de la laicización de la sociedad, en ese descenso también influyen aspectos como el boato y la vistosidad», indica el sociólogo Iñaki Ruiz de Pinedo. «Porque en las ceremonias civiles ya se han incorporado esos elementos como la vestimenta y la fiesta que antes eran privativos de los matrimonios religiosos», aclara.

Cuando comenzaron a celebrarse bodas civiles, socialmente incluso estaba «mal visto», reconoce el sociólogo, que explica que ya son pocos incluso los casos en los que «por la religiosidad de los padres, algunos novios se ven casi obligados a casarse por la Iglesia». Y estos también disminuyen porque los progenitores «cada vez más pertenecen a una generación que ha vivido la laicización», expone.

Desde que en 2006 por primera vez las uniones civiles superaron a las religiosas, la tendencia no ha hecho más que incrementarse. En lo referente al conjunto de los matrimonios, ha habido algún ejercicio que ha registrado subidas con respecto al anterior: en 2014 crecieron un 1,7% en Álava respecto a 2013. Es precisamente ese año, con 1.102 bodas el que marca el registro más bajo desde la década de los 90. A continuación se sitúan los citados 1.116 del año pasado.

20 enlaces homosexuales

La explicación que ofrece Iñaki Ruiz de Pinedo sobre el descenso generalizado de las bodas se refiere en este caso a aspectos monetarios. «Las crisis económicas tienen efectos importantes porque un matrimonio conlleva no sólo un proyecto de vida en común sino también un proyecto económico». Y si uno de los cónyuges, o incluso los dos, carece de la estabilidad necesaria, «el matrimonio se retrasa». Esto justifica, asimismo, que el 89,4% de los hombres y el 80,2% de las mujeres tenían 30 o más años en el momento de casarse. Los porcentajes se refieren al conjunto del País Vasco, pero en este caso se consideran extrapolables también a Álava y son similares a los de 2015.

Sin embargo, a pesar de esa incidencia de la economía en la decisión de contraer matrimonio, quienes se casan realizan un importante desembolso. «Incluso lo celebran con más fasto que hace unos años, aunque parezca una paradoja», plantea el sociólogo, que explica que «en los tiempos de crisis aumenta la demanda de glamour y de apariencia».

Desde que en el año 2005 se aprobara el matrimonio homosexual, el Eustat incluye en sus estadísticas el número concreto de enlaces de este tipo. En Álava fueron 20 el año pasado. Al igual que en las otras dos provincias vascas, las bodas entre mujeres superan a las uniones entre hombres. De los 20 casos alaveses, doce fueron femeninos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate