El Correo

Un «conocido» llevó de Vitoria a Toulouse al padre que raptó a sus hijos en Lakua

El rapto de los dos menores se produjo en este parque de Lakua la tarde del domingo.
El rapto de los dos menores se produjo en este parque de Lakua la tarde del domingo. / Blanca Castillo
  • La Policía Nacional interroga al conductor, quien les dejó en casa de unos familiares tras más de cuatro horas de trayecto

El padre que secuestró a dos de sus hijos menores la tarde del domingo se valió de un «conocido» para abandonar Vitoria sin despertar sospechas. Según ha sabido este periódico, para cruzar a Francia recurrió a un compatriota argelino, quien suele realizar este tipo de servicios entre la comunidad magrebí local. El trayecto culminó en Toulouse, tras unas cuatro horas y media en la carretera. Y a más de 450 kilómetros de la plaza de Cataluña, donde se produjo el rapto. Supuestamente este conductor les dejó frente a la vivienda de unos familiares del progenitor.

Mientras la gendarmería gala ha centrado la búsqueda en esta ciudad, capital de la región de Occitania, en el sur del país; la Policía Nacional tratar de eliminar todos los interrogantes sobre sus últimas horas en Vitoria. Esas pesquisas les llevaron hasta este supuesto ‘taxista ilegal’. Este hombre habría reconocido el viaje en compañía del padre captor y de los dos pequeños ahora desaparecidos, de ocho y doce años de edad.

Este conductor declaró ayer en dependencias de la Policía Nacional. Al parecer habría admitido su participación en el trayecto, pero también su desconocimiento de la naturaleza del mismo, así como la existencia de una denuncia en la comisaría de Aguirrelanda, interpuesta por la madre y expareja del secuestrador. El ahora fugado tiene una orden de alejamiento sobre su antigua compañera por incidentes anteriores.

Tras dejar atrás San Sebastián, el automóvil cruzó el paso fronterizo de Irún como uno más. De allí enfilaron hacia Pau y, por fin, alcanzó Toulouse. En este punto vivirían parientes del progenitor. La gendarmería francesa ha concentrado sus esfuerzos en esta pista principal, aunque sin descartar que los tres estén ya en otro punto de la geografía gala.

Al menos, todo indica que por ahora no habrían logrado viajar a Argelia. El lunes, el Juzgado de Instrucción número 1 de Vitoria ya emitió una orden de busca y captura válida para todo el territorio Schengen (la Unión Europea en realidad). Dentro del territorio europeo, eso sí, la circulación es libre. De ahí su facilidad para internarse en territorio francés con los pequeños a pesar de la existencia de una denuncia oficial.

El factor tiempo

Se supone que los tres continúan en el país vecino, acogidos por familiares o alguien del entorno cercano del padre. «Si hubieran intentado irse a África en un transporte oficial, como un avión o un barco, hubieran saltado todas las alarmas», comparten fuentes consultadas por este periódico. El aeropuerto de Toulouse, por ejemplo, cuenta con varios vuelos directos a Argelia.

El tiempo, eso sí, juega en favor del secuestrador y en contra de los investigadores del caso. «En este tipo de delitos» –informan fuentes especializadas– «si no se resuelve durante la primera semana, luego resulta harto difícil hacerlo, y mucho más si alcanzan Argelia». En ese supuesto, ahora remoto, la repatriación de los dos menores se complicaría sobremanera debido a la falta de acuerdos de colaboración y a los escasos derechos legales de las mujeres. Al menos, los esfuerzos policiales por impedirlo parece que sí han dado resultado hasta la fecha.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate