El Correo

La comunidad motera despide al vitoriano fallecido en Cantabria con un homenaje

fotogalería

Más de 200 moteros condujeron hasta el funeral. / Rafa Gutiérrez

  • El hombre de 42 años perdió la vida el lunes tras colisionar con uno de los guardarraíles, considerados «guadañas» por el colectivo

‘Va por ti, Luis’, rezaba la pancarta con la que más de doscientos motoristas de distintos puntos de Euskadi dieron ayer su último adiós a Luis Ángel P. S., el vitoriano que perdió la vida al sufrir una salida de calzada en una carretera de Cantabria este Lunes de Pascua. «Queríamos hacer un llamamiento a la comunidad después de haber vivido esta muerte tan injusta con un homenaje», explicó David Pereda, responsable del motoclub Gasteiz Riders y amigo de la víctima.

Los compañeros de salidas de Luis arroparon a su familia durante el funeral con un último paseo en moto, una de sus grandes pasiones. Tras reunirse junto al antiguo Eroski de Asteguieta, más de 200 moteros pusieron rumbo a un parking provisional habilitado por la Policía Local en la calle Landaberde y en una zona ajardinada próxima a la Parroquia Santa María Josefa de Ibaiondo, donde se llevó a cabo el acto religioso. Después de estacionar sus vehículos, algunos de sus conocidos más cercanos depositaron sus cascos junto al altar como muestra de duelo. Ante la gran asistencia de aficionados llegados desde Bilbao y Miranda, amigos, conocidos y familiares, el párroco habilitó la capilla y permitió que se abrieran las puertas correderas del templo para que más personas pudieran acompañarles durante la misa.

«Es nuestro deber»

El de ayer fue el primer evento de estas características organizado por Gasteiz Riders, pero desgraciadamente no ha sido el único que ha tenido que llevarse a cabo en la capital alavesa. Miguel Ángel ‘Canarión’, Bikendi Erabi y Juan Gabriel ‘Latiguillos’, miembros del Club Burgman Euskadi y vecinos de Vitoria, conocieron la convocatoria a través de las redes sociales y no olvidan las otras ceremonias a las que han asistido en distintos puntos de la ciudad. «Paramos a repostar juntos, tomamos el aperitivo, compartimos rutas... En este mundo nos conocemos todos», aseguran. Como tantos otros presentes también recordaron a Ana, una vitoriana de 48 años que el pasado 9 de abril falleció en Zuia. «A ella también se la llevaron los guardarraíles», lamentaron. «La comunidad motera vitoriana sólo tiene una actitud amable, y estar cerca de las familias en estos momentos difíciles es nuestro deber».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate