El Correo

La Policía ya busca en «varias ciudades francesas» a los niños raptados en Vitoria

El delegado del gobierno, Javier de Andrés, dio nuevos detalles del caso.
El delegado del gobierno, Javier de Andrés, dio nuevos detalles del caso. / Jesús Andrade
  • El Juzgado de Instrucción 1 emite una orden de detención en toda Europa para impedir que su padre, y captor, pueda fugarse a Argelia, su país de origen

El padre acusado de secuestrar a sus dos hijos menores, de ocho y doce años, el pasado domingo en la plaza de Cataluña, situada en el vitoriano barrio de Lakuabizkarra, se escondería en Francia. Ésta es la hipótesis manejada tanto por la Policía Nacional, encargada de la investigación en España, como sus homólogos en el país vecino. Según ha sabido este periódico, agentes galos ya investigan si este sujeto, de origen magrebí, se oculta con alguno de sus familiares establecidos «en varias ciudades galas».

Lo único fijo, enfatizó ayer el delegado del gobierno, Javier de Andrés, es que este individuo habría abandonado el País Vasco por la frontera de Irún. Su destino final podría ser Argelia, su país de origen y de su antigua compañera sentimental, sobre la que tendría una orden de alejamiento.

Para entorpecer al máximo su huida, el Juzgado de Instrucción número 1 de Vitoria ya emitió el lunes una orden internacional de busca y capura, que afecta a todo el territorio Schengen. Es decir, a la Unión Europea (UE). «Si intentara salir en dirección a Argelia o a otro país fuera de la UE saltaría una alarma», describen fuentes policiales conocedoras del estado del caso. Dentro del territorio europeo, eso sí, la circulación es libre. De ahí su facilidad para pasar a Francia con los niños.

La madre de los menores alertó a la Policía Local la tarde del domingo del presunto rapto. A partir de ahí, el entramado legal se puso en marcha. «La Policía Nacional entiende que este hombre con sus dos hijos no ha salido del espacio Schengen, que está en Europa y posiblemente se encuentren en Francia», describió ayer De Andrés.

Medida de presión

El delegado del Gobierno en Euskadi también indicó la posibilidad de que, para la presunta comisión de este rapto, el progenitor a la fuga «haya contado con la colaboración de otras personas». Sobre ellas ha estrechado el círculo la Policía francesa. Se trabaja también sobre una posible comunicación telefónica mantenida por el captor y el entorno de la madre de los dos niños. Algunas fuentes incluso creen que con este movimiento «estaría tratando de volver con ella, ésta sería su manera de presionarla, aunque aquí resulte descabellado entenderlo».

De Andrés, por su parte, mostró su confianza en que los sistemas de identificación «permitan dar con el paradero» de este hombre y de los dos pequeños. «El hecho de que haya menores implicados nos inquieta mucho más», remarcó.

La madre, según diversas fuentes, fue testigo del rapto. El varón, ajeno a la orden de alejamiento, se acercó a los dos pequeños, quienes jugaban en la plaza de Cataluña. Se los llevó consigo, lo que motivó la llamada de alerta al 092. La fuga a Francia se habría producido esa misma tarde. Esta antigua pareja tendría otros dos hijos que se libraron del secuestro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate