El Correo

«Para integrar a los inmigrantes hay que hacer un esfuerzo por ambas partes»

Iñaki Martínez de Luna
Iñaki Martínez de Luna
  • Iñaki Martínez de Luna ofrece hoy una charla sobre la evolución en el uso de los idiomas en Álava dentro del ciclo de conferencias de los Celedones de Oro

De ser un territorio donde predominaba el uso del castellano a convertirse en un enclave en el que se ha asentado el multilingüismo. Así ve Álava el sociolingüista y profesor jubilado de la UPV Iñaki Martínez de Luna. Una evolución que «nos aporta riqueza y diversidad» y sobre la que reflexionará hoy a las 19.30 horas en el Aula de Cultura de la Fundación Vital, en la primera planta de Dendaraba con la charla ‘El plurilingüismo en Álava’. El encuentro se enmarca dentro del ciclo de conferencias de los Celedones de Oro. Martínez de Luna avanza las principales ideas sobre esta cuestión: «Hemos pasado de parámetros en los que sólo existía el castellano y el euskera se limitaba a algunas zonas de Álava con presencia muy escasa a dar pasos hacia el bilingüismo, mientras cada vez se hace más presente la necesidad del multilingüismo».

Para ello hay diferentes razones. La primera, «la globalización y sus necesidades de comunicación», pero también juega un papel importante «la presencia de inmigrantes en el territorio. Álava ya no es una realidad ni monolingüe, ni siquiera bilingüe, sino que existe una realidad multilingüe», destaca. En la familia, «el castellano predomina y sucede de igual forma en las relaciones profesionales, en la calle… Pero al mismo tiempo la presencia del euskera ha crecido estos últimos veinte años en la familia y la emergencia de lenguas diferentes ha alcanzado cotas importantes, sobre todo a partir del siglo XXI», analiza.

Se trata de datos sacados del censo de población del Eustat, aunque en las relaciones económicas «el inglés tiene mucho peso, presencia y demanda» y en el sistema educativo «los modelos de euskera, el B y el D, son mayoritarios en Álava». Es en los entornos de acogida de nuevos inmigrantes «y en los ambientes que surgen en torno a ellos, como los locutorios o comercios como las carnicerías halal, donde hay redes de hablantes de otras lenguas. Ya no sucede como a mediados del siglo XX, cuando el castellano era prácticamente el único, con excepciones puntuales. Ahora el mosaico se va diversificando muchísimo», repasa.

«Laguna notoria»

Martínez de Luna sabe que las instituciones hacen planes para impulsar los idiomas «de acuerdo con las directrices de los entornos europeos». Pero respecto a las lenguas de los inmigrantes percibe «una laguna notoria». La oferta de cursos de castellano que se dirige hacia este colectivo provoca en él una defensa de que la sociedad alavesa empiece a asomarse a estos idiomas. «Ofrecer cursos en castellano puede ser necesario y recomendable, pero deja de lado sus propias lenguas y la idea de multilingüismo».

Por eso, aboga por interiorizar estas lenguas, al menos en su parte más básica, en el día a día. «El primer paso es empezar a pensar sobre ello. Démonos cuenta de que para que haya una integración de los inmigrantes hay que hacer un esfuerzo por ambas partes, no se puede dejar todo en sus manos porque entonces sería una asimilación de nuestra cultura, marginando por completo lo suyo». El experto alerta del riesgo de que no potenciar esto contribuya a que se pierda parte de esa cultura, «que es patrimonio de la humanidad».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate