El Correo

El comité de BSH pide una reunión a Tapia para que «vigile» el proceso de venta de la planta

Trabajadores de la antigua Ufesa, hoy BSH y perteneciente al grupo Bosch, se concentraron ayer ante la planta de Vitoria.
Trabajadores de la antigua Ufesa, hoy BSH y perteneciente al grupo Bosch, se concentraron ayer ante la planta de Vitoria. / Blanca Castillo
  • La compañía del grupo Bosch quiere deshacerse de la fábrica del polígono de Ali-Gobeo, la antigua Ufesa, que se dedica a producir planchas

El comité de empresa de la planta de BSH de Vitoria, la antigua Ufesa y que se dedica a fabricar planchas y centros de planchado dentro de la multinacional Bosch, ha solicitado una reunión con la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, para que el Gobierno vasco «vigile» el proceso de venta de la factoría en la que trabajan más de 260 personas, 60 de ellos eventuales.

La dirección de BSH comunicó el lunes al comité de empresa su intención de poner a la venta el negocio de planchado, «ya que creemos que las categorías estratégicas de preparación de alimentos (robots de cocina), aspiración (aspiradores) y preparación de bebidas (cafeteras, por ejemplo) nos ofrecen la mejor capacidad para alcanzar nuestros objetivos de crecimiento rentable», fue la explicación de la compañía. Y la división de planchas no entra en sus planes a futuro. «Nuestro objetivo es encontrar el comprador más adecuado y que ofrezca la mayor confianza para seguir con la actividad industrial y poder mantener así a largo plazo la viabilidad de la planta de Vitoria», añaden desde BSH.

Sin embargo, la decisión supone, para los representantes sindicales, «un auténtico despropósito». Denuncian la «falta de transparencia» de la firma del grupo Bosch y dudan de las «verdaderas intenciones». Por ello, reclaman del Ejecutivo de Lakua un seguimiento del proceso de venta «para que vele por que se garantice un traspaso sólido y riguroso».

A juicio de Fernando Mendiola, portavoz del comité, BSH-Vitoria, que fabrica 1,3 millones de planchas y centros de planchado al año, «tiene futuro, pero los posibles compradores estarían en la competencia», con lo que la incertidumbre entre los trabajadores «es terrible». Aunque la empresa, añade, ha trasladado a los sindicatos -están presentes USO, ELA y LAB- que no permitirá que 'fondos buitres' se hagan con la propiedad aunque vaya a renunciar a las planchas como producto estratégico.

El comité estudia también acudir, además de al Gobierno vasco, a otras instituciones como la Diputación Foral de Álava o el Ayuntamiento de Vitoria para trasladarles su situación, aunque de momento no contempla movilizaciones, pero tampoco las descarta. «Queremos que el proceso de venta garantice que se conserve el empleo actual y se mantengan las condiciones económicas y sociales de la plantilla», concluye Mendiola.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate