El Correo

El PP pregunta a López de Munain si «le parece bien que yihadistas cobren ayudas» sociales

  • Leticia Comerón lamenta que el Gabinete Urtaran opte «por mirar hacia otro lado»

La polémica que rodea los criterios para la concesión de ayudas sociales en el seno del Ayuntamiento de Vitoria sigue viva. Este martes ha llegado el turno de réplica del Partido Popular. Su portavoz municipal, Leticia Comerón, ha querido responder a las críticas vertidas el lunes por el Gabinete Urtaran a la propuesta planteada por el PP frente a «la RGI de Urtaran». El concejal de Políticas Sociales, el socialista Peio López de Munain, arremetió con dureza contra los argumentos que, en las últimas semanas, han esgrimido los populares para censurar los cambios propuestos en la nueva ordenanza que regulará las ayudas sociales que gestiona el Consistorio vitoriano con fondos propios y la rebaja del requisito de empadronamiento, que se reduce de un año a seis meses. Un discurso «preocupante», a juicio del responsable del área social, que aseguró que esa inquietud «es compartida por el resto de la oposición».

El PP ha lamentado que el Gobierno municipal PNV-PSE opte por «mirar hacia otro lado» y ha preguntado a López de Munain si «le parece bien que yihadistas cobren ayudas sociales», ha apuntado. «Lo preocupante es que terroristas vivan de ayudas públicas», ha sostenido Comerón, quien ha recordado que la propuesta del PP exige, entre otras cuestiones, carecer de antecedentes penales por delitos graves para acceder a las prestaciones sociales municipales.

La portavoz del PP ha criticado también al alcalde de Vitoria al asegurar que «Urtaran no está en la calle, no escucha y mira hacia otro lado. Cómo es posible que su Gobierno nos acuse de inventarnos el 'efecto llamada' cuando está demostrado que hay yihadistas cobrando ayudas sociales. Lo preocupante es tener a delincuentes viviendo de las ayudas públicas mientras Urtaran no quiere hacer nada para resolverlo», ha denunciado Comerón.

«Elimina el control»

Los populares se ratifican en sus planteamientos y, en este sentido, indican que «la RGI de Urtaran elimina el control» en la gestión de las ayudas al no pedir facturas y «genera efecto llamada» al rebajar el tiempo de padrón a los seis meses e incluso al suprimirlo. La «facilidad para recibir prestaciones» promueve ese movimiento, sostienen desde el PP, como «ya advirtió en otras ocasiones el propio Servicio Municipal de Urgencias Sociales».

Según aseguran desde el PP, «el Gobierno Urtaran tiene en el Departamento de Asuntos Sociales al menos tres informes que hablan claramente de efecto llamada». En este sentido, los populares sugieren que para cobrar ayudas sociales municipales en Vitoria sea necesario estar empadronado en la ciudad y estarlo durante al menos un año, salvo en el caso de subvenciones para alimentación y farmacia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate