La 'Corre' se abre a los refugiados

Paseantes y clientes en la Correría, la animada arteria comercial del barrio medieval./
Paseantes y clientes en la Correría, la animada arteria comercial del barrio medieval.

Comerciantes y hosteleros de la calle desarrollarán hasta abril diferentes acciones de apoyo a la ONG Accem

DANIEL GONZÁLEZ

En un momento en el que el mundo entero está pendiente del muro que Estados Unidos pretende levantar en su frontera con México, los comerciantes y hosteleros de la calle Correría han decidido hacer todo lo contrario. Dispuesta a romper las barreras que puedan encontrar los refugiados en su exilio forzoso, la asociación que agrupa a tiendas y bares de esta arteria de la almendra medieval desarrollará hasta el 8 de abril una serie de acciones conjuntas con la ONG de Ayuda al Refugiado ACCEM para apoyar a este colectivo. La lista incluye una exposición, una tertulia y un sorteo con el que buscan recaudar fondos.

Ayer el presidente de la asociación de la Correría, Andrés Ibáñez, hizo un llamamiento solidario a su clientela para romper con los muros invisibles que pueden perjudicar en Vitoria a los refugiados. Bajo el lema La Correría no entiende de muros, la primera iniciativa ha sido convertir los escaparates de los antiguos locales de Adolfo Domínguez en el escenario de la exposición Yaakaar, en la que a través de seis fotografías se cuenta el duro viaje de los dos refugiados que salen en ellas, repasando las diferentes etapas que han vivido y que culmina con el sueño que pretenden alcanzar.

Además, a partir del sábado los comercios y bares asociados empezarán a vender unos boletos a un euro para el sorteo de vales de compra de 100 y 50 euros. La recaudación que obtengan se destinará de forma íntegra a apoyar el trabajo de ACCEM en Vitoria. «Con ello vamos a financiar nuestro día a día, los proyectos de los pisos de acogida y el acompañamiento a las personas» explicó Miren Leiceaga, responsable de la ONG en la capital alavesa. Y tanto este sábado como el 1 de abril, la entidad contará con un puesto en el Mercado de la Almendra, para dar a conocer su trabajo.

Sólo en Vitoria dan cobijo a unas 36 personas solicitantes de asilo, que residen en seis pisos de acogida durante medio año. En este periodo se les facilita la integración en la ciudad y después se les ayuda a buscar su propia casa. Desde diciembre de 2015 han atendido a más de 93 personas, «y esto va creciendo cada mes», agregó Leiceaga. De ahí que la campaña «busque visibilizar la situación de estas personas. Estamos ante el mayor éxodo desde la Segunda Guerra Mundial y tenemos que adquirir un compromiso para frenar esta situación», defendió. De forma paralela, el 20 de marzo el palacio de Montehermoso acogerá una tertulia en la que participará una persona refugiada «que explicará cómo tuvo que salir huyendo de su país de origen y cómo en Vitoria se ha visto acogida y ha iniciado la integración», agregó. Será a las 19.30 horas, e incluirá la proyección del cortometraje Nana, «que da a conocer la realidad de los cayucos en el mar».

Pisos para los migrantes

Esta actividad será un punto de encuentro con la sociedad vitoriana, pero además Leiceaga invitó a colaborar con su labor u ofrecer pisos de alquiler a estas personas. Se puede contactar con ellos en su local de Domingo Beltrán, 62 o en el mail vitoria@accem.es. Desde familias a personas solas venidas desde Venezuela, Ucrania, Mongolia, Honduras, El Salvador, los atendidos en Vitoria demuestran que «la vulneración de derechos humanos se da en demasiados países», añadió, y reclamó «que se les abran las puertas y haya una mente abierta». Vitoria no quiere muros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos