El Correo

«Las facturas se quemaron en 2008», justifica el expresidente de la junta de Aretxabaleta

Miguel Acedo, en la Audiencia de Álava.
Miguel Acedo, en la Audiencia de Álava. / Igor Aizpuru
  • La Audiencia ha celebrado el juicio contra Miguel Acedo, para quien la Fiscalía reclama seis años de cárcel por no justificar gastos de 545.454 euros

La Audiencia de Álava ha celebrado este miércoles el juicio contra Miguel Acedo, el que fuera regidor-presidente del concejo de Aretxabaleta de 1999 a 2014. La junta que le sustituyó descubrió que las cuentas sólo tenían telarañas y que se acumulaban las deudas pese a haber vendido años atrás una parcela por 1,5 millones de euros. Tras ser reprendido hace unos meses por el Tribunal de Cuentas del Estado, hoy se trataba de determinar si este hombre hizo un uso fraudulento de los fondos de este pueblo pegado a Adurza. En este sentido, la Fiscalía de Álava pide para él seis años de cárcel y una multa de 7.200 euros por no justificar gastos por 545.454 euros a lo largo de su mandato.

De inicio, la defensa de Acedo, sobre el que había dudas sobre si acudiría a la vista, ha pedido el sobreseimiento de la causa al entender que es un asunto civil (que se resolvería con una multa) y no penal (que en el caso de ser declarado responsable ingresaría en prisión). El tribunal ha denegado la petición y ha empezado el juicio.

En su testimonio ante el tribunal, Acedo ha sostenido que «no presentaba cuentas a la Diputación porque ellos tampoco lo hacían con nosotros». Ha insistido en que las innumerables extracciones de dinero en cajeros automáticos, algunas de noche, se debieron a que «pagaba en mano» muchos servicios para el pueblo. Desde una empleada de limpieza, cenas de los equipos deportivos o el abono de árbitros. La ausencia de facturas que justificaran sus gastos, siempre según su prisma, se debe a que «en 2008 hubo un incendio en el centro social, donde se guardaba esa documentación». Además, en 2013, «se produjo un robo en la asociación deportiva, donde se había trasladado la documentación que se salvó», ha asegurado en la sala.

Irregularidades

Según ha sabido este periódico, en el sumario figuran «docenas» de reintegros de «hasta 600 euros» sacados de cajeros automáticos «a cualquier hora del día». Ese dinero no se sabe dónde acabó. Lo único seguro, atajan los medios sondeados, «es que se sacó con las tarjetas del concejo y no se usó en beneficio del pueblo». Este presunto desfalco saltó a la luz en 2014, cuando otra lista le ganó las elecciones. Al revisar las cuentas, descubrieron las irregularidades y, ya en colaboración con la Diputación, pusieron el asunto en conocimiento de las autoridades. El pasado octubre, al conocerse la postura de la Fiscalía, una supuesta plataforma vecinal denominada 'Todos con Miguel' envió un comunicado de apoyo que desmentía cualquier uso fraudulento de las cuentas del concejo. Vecinos de Aretxabaleta hablan de «personas afines al señor Acedo que tratan de limpiar, o al menos suavizar, su imagen».

Tras la llamada al orden del Tribunal de Cuentas, la Fiscalía de Álava abrió una causa penal contra Acedo, que en el juicio ha declarado que está «en paro» pero que sus ingresos de los últimos años procedían, en su mayoría, de la economía sumergida. La vista oral ya ha quedado vista para sentencia. El Ministerio Público ha pedido seis años de prisión para el acusado, mientras que su letrado ha solicitado la libre absolución.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate