El Correo

Llodio tendrá que indemnizar a la familia del trabajador fallecido por amianto con 133.806 euros

Manifestación celebrada en la plaza de Llodio en protesta por la muerte de Kepa Galdós.
Manifestación celebrada en la plaza de Llodio en protesta por la muerte de Kepa Galdós. / Sandra Espinosa
  • Una sentencia judicial da la razón a los familiares de Kepa Galdós, empleado municipal que murió en 2012 por una enfermedad provocada por su exposición a ese material

El Ayuntamiento de Llodio tendrá que pagar una indemnización de 133.806 euros a la familia de Kepa Galdós, el trabajador de la brigada de obras municipal que falleció en octubre de 2012 por un mesotelioma pleural como consecuencia de su exposición al amianto. La sentencia emitida por el Juzgado de lo Social número 1 de Vitoria da la razón a la familia, que había reclamado esa cantidad.

El tribunal considera probado que Galdós utilizó y manipuló materiales de obra que contenían amianto «sin ningún tipo de protección individual» durante el tiempo en el que realizó tareas de mantenimiento y obras para el Consistorio llodiano entre los años 1980 y 2006, cuando causó baja por una incapacidad permanente total. Durante el juicio, el Ayuntamiento negó que la muerte del operario municipal se debiera a una exposición cancerígena.

El fallo judicial ha sido recibido este miércoles con satisfacción por los familiares del trabajador. La viuda de Galdós, Pilar Gabas, ha explicado a EL CORREO que «sentimos que se ha hecho justicia y, por lo menos, se ha reconocido nuestra situación».

La familia intentó el pasado mes de junio que el pleno municipal de Llodio debatiera una moción respecto al fallecimiento del trabajador, pero los votos contrarios de EH Bildu y PNV impidieron que los grupos políticos pudieran posicionarse, aunque sí intervino el hijo del fallecido lamentando la actitud mostrada por el Ayuntamiento desde el fallecimiento de su padre.

Posteriormente, los familiares de Galdós acudieron a una junta de portavoces de la que salieron al poco tiempo porque consideraron que «ha sido una encerrona. Era una reunión con un montón de técnicos en la que nos han pedido que hablemos, cuando lo que veníamos era a escuchar lo que tenían que decirnos. Nos ha parecido que nos manipulaban», señaló entonces Gabas.

Esta sentencia puede ser recurrida ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. El Ayuntamiento de Llodio no ha recibido aún el fallo, según ha explicado a EL CORREO su portavoz, Jon Ander Altube. «Haremos una valoración cuando la estudiemos», ha indicado.

Por su parte, el concejal de Personal durante los últimos cinco años, Íñigo Martínez, ha manifestado que «no queremos prolongar esto, y si estamos de acuerdo, cumpliremos la sentencia». Ambos han recordado que «el pleno no podía fijar la cantidad» con la que indemnizar a la familia del trabajador.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate