El Correo

La vía verde del Zadorra abrirá en junio el tramo Víllodas-Nanclares

  • La Diputación invertirá 154.000 euros en acondicionar estos primeros 4,7 kilómetros para el disfrute de ciclistas y senderistas

El río Zadorra cubre una distancia de algo más de 16 kilómetros entre Vitoria y Nanclares de la Oca. Se trata de un tramo repleto de hermosos paisajes, de edificios con historia, de puentes míticos y de entrañables pueblos. Recorrer sus orillas a pie o en bicicleta de una manera cómoda, pero sin distorsiones para el entorno, es el último reto que ha adquirido el Departamento foral de Medio Ambiente que dirige el peneuvista Josean Galera. La vía verde del Zadorra está ya en marcha y la institución acaba de contratar las obras del primer tramo, entre Nanclares y Víllodas. La empresa Somaga será la responsable de acondicionar las riberas de estos 4,7 kilómetros fluviales que separan ambas localidades. Los trabajos costarán 154.000 euros y fuentes forales calculan que concluirán para el mes de junio.

Será la manera de abrir boca en un proyecto más ambicioso que incluye tres etapas más hasta llegar a la capital alavesa. La vía verde del Zadorra está presupuestada en total en unos 760.000 euros y formará parte de la red de itinerarios de movilidad sostenible que discurre por toda la geografía alavesa y que suma ya una veintena de espectaculares escapadas que cubren un millar de kilómetros. Están diseñadas nuevas rutas que añadirán 365 kilómetros a esta red de redes.

Cada vía tiene su propia personalidad y encanto. No hay dos iguales y esta que va a recorrer las riberas del Zadorra cuenta con el río y sus valles como atractivo principal e hilo conductor. Los caminos que se van a crear serán cómodos, ideales para recorrer en grupo o con la familia y a ellos se añade el placer de descubrir su flora y fauna y la aventura cultural que supondrá adentrarse en algunas de las construcciones que jalonan las dos orillas.

Por los Jardines del Agua

En este primer tramo que se inaugurará a las puertas del verano, el cicloturista o el excursionista de a pie podrá pararse a admirar la torre de la Almoreta, los Jardines del Agua y la torre del Encinal junto a Nanclares, cada uno con tres ramales de acceso. Además, todo el camino contará con señalización y hasta 44 carteles informativos. Los operarios tendrán cinco meses para su puesta a punto, una obra cofinanciada por fondos europeos. La vía se adentrará en un primer momento por las calles de Víllodas o Nanclares –según desde donde se empiece– y pasará junto a encinares y otro tipo de bosques autóctonos, al tiempo que dispondrá de áreas de esparcimiento.

Sigue la ruta hasta el molino de Garabo y el famoso puente románico de Víllodas, que forma parte de un conjunto monumental protegido. Muy cerca quedan la atalaya, la presa romana, el yacimiento de Iruña-Veleia y el jardín botánico de Santa Catalina. Eso sí, estos últimos hitos serán accesibles desde la ruta verde del Zadorra más adelante, cuando se saque a licitación la construcción de los siguientes tres tramos hasta completar esa ruta de 16 kilómetros.

El proyecto –resultado de la colaboración de las áreas forales de Medio Ambiente, Infraestructuras Viarias y Movilidad y Euskera, Cultura y Deporte– da la oportunidad de conectar, además, «Vitoria (desde su icónico Anillo Verde) con los núcleos rurales fomentando la movilidad no motorizada». «Es un paso más a favor del equilibrio territorial sostenible», señala el diputado de Medio Ambiente, que contempla el impulso de estas rutas entre los ejes de su departamento.

El diputado anima a disfrutar de todo este potencial del territorio, pues «puede recorrerse en bicicleta pasando por parques naturales, biotopos, zonas de especial protección...».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate