El Correo

La casa de la marihuana

vídeo

Plantación de marihuana descubierta por la Guardia Civil en Armentia, Treviño. / Guardia Civil

  • La Guardia Civil halla en Armentia, en Treviño, una sofisticada plantación con 1.046 plantas y arresta a tres vitorianos

Bajo los sólidos muros de piedra se escondía un sofisticado invernadero de marihuana que había pasado desapercibido para el resto del pueblo. Ayer concluyó un ambicioso operativo de la Guardia Civil en Armentia, una población del Condado de Treviño que se encuentra a veinte kilómetros de Vitoria. Los agentes entraron en una casa tuneada en una auténtica factoría de cannabis, según ha informado este viernes el Ministerio del Interior, confirmando la exclusiva de EL CORREO.

Efectivos del instituto armado descubrieron una moderna instalación preparada para producir a un ritmo endiablado. Todas las estancias se habían modificado para este cometido. Desde el sótano hasta el piso superior. En total, tres alturas. Lo suficiente para albergar una selva cannábica -un total de 1.046 plantas-, un área de secado, otra de almacenaje -cuatro kilos de ‘maría’-, y una última de ‘clonación’ de nuevos ejemplares. Había casi un centenar de esquejes. Así se denomina a los brotes sacados de una planta.

«Esta técnica es el futuro de los productores de marihuana. De esos trozos sale una nueva planta, genéticamente idéntica. Por lo que se suelen seleccionar los mejores ejemplares e incluso el ‘sexo’», ilustran fuentes policiales consultadas por EL CORREO. Gracias a esta moderna selección, el producto resultante tiene «mayores efectos», aparte de que «crece con más rapidez».

En interior se suele conseguir un mínimo de cuatro cosechas al año, por una única en exterior. Gracias a estas manipulaciones genéticas, el ritmo de producción aumenta hasta la media docena. Así se constató, por ejemplo, en la plantación desmantelada por la Policía Local en una nave de Oreitiasolo hace ahora tres meses. Esta casa, situada en un extremo de la pequeña localidad burgalesa, contaba con un potente sistema de iluminación y de ventilación. De hecho, los supuestos responsables de la instalación habían colocado unos extractores en la fachada que da al campo, lejos de miradas curiosas.

Consumo desorbitado

Como suele ocurrir en estos casos, se habían enganchado de manera ilegal a la red. El desorbitado consumo de electricidad les delató. Ayer, operarios de una conocida empresa eléctrica cortaron el suministro, al tiempo que numerosos efectivos de la Guardia Civil adscritos al puesto de Treviño se afanaron en sacar de la casona un sinfín de macetas.

El dispositivo, iniciado hace semanas, se saldó además con la detención de los tres presuntos responsables del macrocultivo. Habían alquilado la vivienda a su dueño hace un tiempo. Se turnaban para acudir al pueblo y controlar las distintas fases de crecimiento... Hasta que fueron descubiertos.

Se trata de tres vitorianos, quienes hacen vida normal en la capital alavesa. Todos fueron puestos a disposición de un juzgado burgalés en el día de ayer. Poco después, su titular decretó su puesta en libertad con cargos. Aunque todos ellos se enfrentarán en unos meses a una severa condena ante la contundencia de las evidencias halladas en la vivienda.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate