El Correo

Ladrones se llevan los regalos de Olentzero en el colegio San Ignacio

Estado en que quedó el local de la Ampa tras el asalto.
Estado en que quedó el local de la Ampa tras el asalto. / Sara López de Pariza
  • Los asaltantes rompieron una ventana del local de la asociación de padres del centro y sustrajeron además tres cestas de Navidad, una impresora y 500 euros

La sorpresa que se llevaron los padres del colegio San Ignacio al acceder el lunes al local que la asociación tiene en el centro escolar fue mayúscula, y de todo menos agradable. Una ventana rota, cristales en el suelo, restos de sangre, toda la sala revuelta, la caja del dinero vacía y ni rastro de las tres cestas de Navidad que guardaban para sortear próximamente entre todas las familias que habían adquirido su boleto. Además, desaparecieron también una impresora y la torre del ordenador de mesa. Es el balance del saqueo que llevaron a cabo el o los ladrones que accedieron al espacio. En la asociación de padres y madres sospechan que ocurrió el sábado de madrugada.

Sin embargo, no es esto lo que más ha dolido a las familias. Y es que los asaltantes no dudaron en hacerse también con los regalos que los pequeños iban a recibir en la fiesta del Olentzero que se desarrolla todos los años en el colegio, en el que estudian unos 400 alumnos hasta el sexto curso de Primaria. «Hace apenas una semana que compramos los regalos para la celebración de Navidad y esto ha sido un palo tremendo. Teníamos dos cajas llenas de material escolar para los niños; bolis, cuadernos, agendas, rotuladores, libros… Y también unos veinte pares de zapatillas. Los niños nos vieron metiéndolo en la sala y ahora están tristes porque saben que nos han robado y se van a quedar sin nada. Algunos incluso lloraban el lunes cuando vino la policía a tomar huellas», lamentaba Atika, una de las madres del centro.

El asalto nocturno se produjo en una pequeña instalación separada del edificio que acoge el colegio, una especie de barracón ubicado en el patio y contiguo al gimnasio. Ayer todavía quedaban restos de cristales en el suelo y la gruesa rama de árbol con la que los ladrones habían roto la ventana por la que accedieron al interior tras saltar la valla. «Además de objetos, también se han llevado unos 500 euros que guardábamos de actividades extraescolares. No es la primera vez que entran a robar, anteriormente ya forzaron la puerta del gimnasio y también se metieron en la sala de profesores, de la que se llevaron los portátiles. Estamos hartos», expresaba otra madre con indignación.

Según fuentes policiales, en la zona del barrio de Adurza, en la que se ubica el colegio San Ignacio, también se habrían producido más robos en días anteriores. Una vez interpuesta la denuncia, la asociación de padres y madres pide ahora la colaboración ciudadana para que los alumnos del centro no se queden sin regalos esta Navidad. «La mayoría de familias de este centro son humildes, con pocos recursos y no podemos volver a pedir dinero. Nos gustaría que alguien nos prestara ayuda para poder celebrar la fiesta que teníamos prevista», expresan desde la AMPA.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate