El Correo

Los exámenes de la primera OPE foral en una década se celebrarán la próxima primavera

Opositores se examinan en el Buesa Arena en una de las últimas convocatorias forales.
Opositores se examinan en el Buesa Arena en una de las últimas convocatorias forales. / Igor Aizpuru
  • La oferta pública de empleo de 78 plazas pretende rejuvenecer la plantilla de la Diputación y rebajar su tasa de interinidad, que roza hoy el 30%

Muchos alaveses pasarán los próximos meses entre libros y apuntes, con los codos hincados y la vista puesta en una de las 78 plazas que saldrán a concurso en la primera gran oferta pública de empleo prevista para esta legislatura en la Diputación. Las pruebas que servirán de puerta de entrada a su plantilla tendrán lugar a lo largo de la próxima primavera, «probablemente en el mes de abril», indican fuentes de la institución, y darán acceso a un puñado de profesionales a un puesto de trabajo en un ente que soporta hoy una tasa de interinidad cercana al 30% y cuyos trabajadores arrojan una edad media de 51 años. Dar una vuelta a este escenario se presenta, precisamente, como el objetivo de una convocatoria que pondrá fin a una ‘sequía’ de OPEs forales que se alarga cerca de una década donde la crisis ha sido una de las tristes protagonistas.

El plazo de inscripción en esta oferta de empleo se abrirá a mediados de diciembre –previa publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE)– aunque esta misma semana se han conocido tanto las bases generales como específicas de las plazas que se quieren cubrir con esta convocatoria. Hasta 60 de ellas saldrán a concurso mediante acceso libre, mientras que el resto (18) se reservarán a promoción interna para que quienes trabajan ya en la Diputación alavesa puedan subir un escalón profesional. La institución busca en esta OPE, en concreto, empleados de la mayor cualificación (titulados medios y superiores, es decir, pertenecientes a los grupos A1 y A2) para puestos técnicos de Económicas y Empresariales, Derecho, Biblioteconomía, Arquitecturas, Topografía e ingenierías varias. Pero esta llamada a los opositores no será la última. «Es la primera de la legislatura, pero convocaremos más en 2017 y años sucesivos», asegura la diputada Cristina González, al frente entre otras tareas de Fomento del Empleo y Administración Foral.

Nuevas demandas

El objetivo siempre será «consolidar y renovar la plantilla teniendo en cuenta las nuevas demandas ciudadanas –por ejemplo, la llamada Administración electrónica– y garantizar a corto y medio plazo un servicio público de calidad a los alaveses». Con la intención de dar con los futuros empleados que más se ajusten a ese perfil se les someterá a dos pruebas tipo test y un examen práctico y se les valorará la experiencia así como sus conocimientos informáticos y de euskera. Los nuevos trabajadores se incorporarán a la administración general de una institución –organismos aparte– donde desarrollan actualmente su labor cerca de 900 personas con una leve mayoría femenina. Otras 230 se han despedido de sus compañeros por jubilación desde que se celebró la última OPE foral.

La convocatoria que se materializará la próxima primavera supone «un primer paso para rejuvenecer la plantilla» pero también para reducir la tasa de interinidad. En torno a un tercio del personal de la Diputación alavesa ocupa un puesto de este tipo o «vacantes por distintos motivos» y la diputada socialista advierte de que «estos números van a crecer en los próximos cuatro años debido a jubilaciones forzosas y voluntarias». La idea es que la oferta de empleo permita que ese 28% de trabajadores interinos baje a un 20%. La situación laboral influye en el desarrollo de sus tareas y si la apuesta foral pasa por «mejorar los servicios públicos que prestamos, es preciso disponer de una plantilla suficiente, bien formada y motivada», asume González.

La OPE, diseñada en colaboración con los trabajadores de la ‘casa’ y los sindicatos que los representan, abrirá un camino en el ente alavés, que encadenará varias convocatorias de empleo. En el Instituto Foral de Bienestar Social (IFBS) se han pactado dos –con posibilidad de que llegue una tercera– y el nuevo organismo de bomberos requerirá también de sus propios procesos para ampliar el personal.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate