El Correo

El Colegio de Dentistas de Álava recurrirá la multa impuesta por Competencia

Carmen Mozas, presidenta del Colegio de Odontólogos de Álava.
Carmen Mozas, presidenta del Colegio de Odontólogos de Álava. / Rafa Gutiérrez
  • El colectivo ha convocado una asamblea extraordinaria el 1 de diciembre para decidir el futuro de la entidad

El Colegio de Dentistas de Álava ha anunciado este lunes que recurrirá ante el Contencioso Administrativo la multa de 250.000 euros que le ha impuesto la Autoridad Vasca de la Competencia (AVC). De igual modo, ha advertido de que no la puede «asumir» porque no dispone de esa suma.

La Autoridad Vasca de la Competencia impuso esa sanción al Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Álava, así como otra de 10.000 euros a su presidenta, Carmen Mozas, por una infracción «muy grave» de la Ley de Defensa de la Competencia. La denuncia que ha generado esta elevada sanción fue presentada el pasado 12 de abril por Dentoestetic centro de salud y estética dental, Dentix S.L., al considerarse perjudicada por unas declaraciones en prensa realizadas por la presidenta de la entidad, agrupación que, como ya adelantó hace unos días, va a recurrir el fallo.

Los hechos que ahora han sido tan duramente sancionados tienen su origen, según informó la AVC, en una entrevista publicada el 27 de marzo de este año en la que Mozas «hacía valoraciones negativas de diferentes formas de prestación de servicios por parte de ciertos dentistas», sin citar a ninguno en particular. En la resolución, sin embargo, se considera «acreditada la existencia de una infracción muy grave» por el incumplimiento de un compromiso adquirido por el Colegio meses atrás con el Consejo Vasco de la Competencia, en octubre de 2015.

Sanción «desorbitada»

En un comunicado hecho público este lunes, el colegio oficial anuncia que celebrará una asamblea general extraordinaria este jueves, 1 de diciembre, para decidir qué hacer en el futuro. No obstante, ya anuncia que su intención es recurrir al Contencioso-Administrativo e incluso apelar ante el Tribunal Supremo y los organismos europeos si fuera necesario.

Tras calificar de «desorbitada» la multa, el colegio profesional ha mostrado su esperanza en que sean admitidas sus alegaciones y se anule el expediente, «con una resolución lógica y actualizada al escenario bucodental que refleja el país».

Por último, insiste en reclamar a las instituciones que aprueben unas leyes y normativas que controlen la publicidad sanitaria, para equipararse a países como Alemania, Francia y Bélgica, que cuentan con un «fuerte y rígido control».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate