El Correo

Los trabajadores de Mercedes votan a partir de hoy si apoyan el preacuerdo de convenio

Unas elecciones sindicales pasadas en la planta vitoriana.
Unas elecciones sindicales pasadas en la planta vitoriana. / Rafa Gutiérrez
  • La minoría sindical que ha llegado a un pactocon la dirección hace un llamamiento a la plantilla, mientras ELA critica que el referéndum «no tiene garantías democráticas»

Nueve mesas con otras tantas urnas se habilitarán hoy, a partir de las 22.00 horas, en la planta de Mercedes Benz en Vitoria para que los trabajadores del turno de noche de la planta automovilística empiecen a votar si están a favor o en contra del preacuerdo de convenio alcanzado por una minoría sindical y la dirección de la factoría en la capital alavesa. La votación de hoy durará hasta la una de la madrugada. Pero el referéndum continuará mañana jueves y entre las 10.00 y las 17.00 horas podrán ejercer su derecho a voto el resto de la plantilla que trabaje de mañana y tarde.

Están convocados los 5.000 integrantes de la fábrica, su cifra más alta jamás conocida y que incluye a 2.000 eventuales. UGT, Ekintza y la Plataforma Independiente de Mercedes (PIM), los tres sindicatos que han alcanzado el preacuerdo, esperan que acudan a las urnas «el mayor número de compañeros» para que ese pacto -ahora de eficacia limitada- cuente con el respaldo de la plantilla.

Hace cinco años, con motivo de la votación del anterior convenio, se dieron cita en las urnas 2.931 trabajadores de un total de 3.138 que formaban parte entonces de Mercedes. La plantilla ha crecido de manera considerable, hasta los 5.000 efectivos, debido a la producción de los nuevos vehículos Clase V y Vito, que comenzó en 2014.

La adjudicación a la factoría vitoriana de la fabricación de ese nuevo modelo fue posible, precisamente, con aquel convenio de 2011. 1.866 operarios votaron a favor de un preacuerdo entonces de eficacia general ya que los había alcanzado una mayoría sindical -UGT, CC OO, Ekintza y USO- y la empresa.

Frente al deseo expresado ahora por esa minoría de UGT, Ekintza y PIM está la opinión de ELA, LAB y ESK, centrales críticas con el proceso de negociación y el resultado final del preacuerdo. El primer sindicato vasco, que además tiene la presidencia del comité de Mercedes desde mayo tras un golpe de efecto que arrebató el cargo a UGT, volvió a arremeter ayer con dureza contra la dirección y la minoría social. ELA considera que el referéndum «se producirá sin garantías democráticas». A la empresa, añade, «no le ha gustado la posición de una mayoría de la mesa negociadora y no ha tenido problema para dilapidar la citada mesa y acordar con una minoría en un proceso negociador opaco».

Eventuales y jubilaciones

A su juicio, los trabajadores eventuales «nada más y nada menos que 1.800, más de 2.500 en rotación, van a ser presionados para que acudan a votar con la amenaza de ver comprometido su futuro en la planta».

El preacuerdo de convenio es para una vigencia de cinco años (2016-2020) y entre sus condiciones incluye una subida salarial del 1,8% y también contempla la incorporación de mil operarios con contrato indefinido y la jubilación de 200 trabajadores. Precisamente, eventuales y operarios en edad próxima al retiro laboral se dieron ayer cita, en un número importante, en las asambleas de afiliados de CC OO, preocupados por conocer su futuro y cómo les puede afectar el convenio.

Esta sección sindical ha sido crítica con la manera en la que se ha desarrollado el proceso de negociación, «del que nos han dejado fuera», así como con el resultado final del preacuerdo, «que podía haber sido mucho mejor» para la plantilla, teniendo en cuenta, recuerdan en Comisiones Obreras, que Mercedes-Vitoria prevé cerrar el año con su récord de producción, con un total de 135.400 vehículos.

Con el actual escenario de división sindical en la planta, la única posibilidad de que el preacuerdo de convenio, ahora de eficacia limitada, sea de aplicación general -para toda la plantilla- es si se adhiere CC OO. Esta sección quiere escuchar a los trabajadores y esperará por tanto al resultado de la votación para decidir si se adhiere o no al pacto que han alcanzado la dirección y UGT, Ekintza y PIM.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate