El Correo

Localizan restos de un «ritual de santería» en el bosque de Armentia

Un caminante observa los restos hallados por la Policía Local, que podrían corresponder a un ritual de santería.
Un caminante observa los restos hallados por la Policía Local, que podrían corresponder a un ritual de santería. / Jesús Andrade
  • La Policía Local descubre en el camino a Esquível recipientes con una gallina muerta, velas y frutas que apuntan a una ceremonia religiosa

Llamadas de paseantes pusieron sobreaviso a la Policía Local. Algunos testigos hablaban de «altar de vudú». Otros de «restos de pajaros muertos junto a varias velas». Pero todos insistían en sus comunicaciones con el 092 en que debían enviar una patrulla. Apenas unos minutos después, a media mañana de ayer, agentes uniformados descubrieron en el bosque de Armentia, junto al camino que conduce a Esquível, ocho vasijas de barro con contenidos cuando menos curiosos.

Estaban ordenadas y colocadas junto a un árbol. En una de ellas yacía una gallina muerta. En otras había frutas diversas, trozos de chocolate y tres velas rojas. A su lado, una botella de espumoso rosado y un pequeño montoncito con colillas de cigarrillo y piedras blancas. ¿Los restos de algún festín? En Aguirrelanda rechazan esta opción.

Es más, medios policiales consultados por EL CORREO atribuyen este hallazgo a «un ritual relacionado con la santería». Esta práctica religiosa es muy común en países del Caribe como Cuba o Haití. Allí la trasladaron hace un par de siglos los esclavos traídos desde África.

Se desconoce quién o quiénes dejaron estos objetos o para qué los utilizaron. Aunque, desde luego, no se trata de la primera ocasión en que aparecen en este área pegada a Vitoria. Hace unos meses, la Ertzaintza localizó restos similares cerca del centro municipal de protección animal, ubicado a menos de un kilómetro de este lugar.

«Los restos localizados apuntan a la intervención de algún santero. Estos rituales se ofrecen para sanar o proteger a algún demandante», ilustran desde la Guardia urbana. No en vano, varios de estos supuestos expertos ofrecen sus servicios en la provincia a través de internet.

«Amor o para atraer el bien»

La falta de sangre, que también indica que la gallina «no fue sacrificada en ese lugar»; las numerosas frutas, que van desde una piña a manzanas o granadas; o los trozos de chocolate inducen a pensar en «alguna ceremonia o petición relacionada con el amor, para atraer el bien o incluso para agradecer algo bueno ya ocurrido». Pese a que en Álava no existe constancia oficial, en otros lugares de España sí se han realizado rituales más macabros relacionados con este culto. En esos ceremoniales se ha llegado a sacrificar animales como cabras u ovejas. «Lo de Armentia son ofrendas. Está claro. Pero poco más se puede deducir».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate