El Correo

«Quiero que salgan ya de mi casa», reclama Arantxa, dueña de la vivienda ocupada por 'los Pichis'

Arantxa, en el centro de la imagen, ha dado una rueda de prensa acompañada por dos vecinos de Abetxuko.
Arantxa, en el centro de la imagen, ha dado una rueda de prensa acompañada por dos vecinos de Abetxuko. / Blanca Castillo
  • La dueña legal del inmueble de Abetxuko da su versión de los hechos, arropada por casi un centenar de vecinos del barrio vitoriano

Arropada por casi un centenar de vecinos de Abetxuko, Arantxa, la dueña legal de la casa ocupada en Abetxuko por los 'pichis', ha salido este martes a la palestra para dar su versión de los hechos. La verdadera víctima de este culebrón iniciado a mediados de agosto, enferma y ahora ingresada en una residencia para mayores, ha pedido al Juzgado de Instrucción número 1 y al Ayuntamiento de Vitoria que aceleren todos los resortes posibles para recuperar su hogar. «Quiero volver a mi casa ya»", ha dicho entre los aplausos y vítores de sus convecinos.

En esta comparecencia, organizada por la asociación vecinal Uribe-Nogales, Arantxa ha contado su particular via crucis. «Tenía miedo porque ya había tenido 'okupas' antes. Fue en agosto. Iban a cambiarme los bombines del garaje porque lo iba a alquilar. Al cabo de una semana, me dijeron: «'pon denuncia que tienes gitanos dentro'. Ese día, el 22 de agosto, ya puse la denuncia», ha relatado con la voz entrecortada y visiblemente nerviosa.

Desde ese momento, no se ha producido ningún avance para recuperar su inmueble, ubicado en el número 54 de la calle El Cristo. Ella vivía en la casa de otra vecina, a la que cuidaba pero, al empeorar su estado de salud, tuvieron que ingresarla en una residencia de mayores. Desde allí sigue con impotencia el pasar de los días sin noticia alguna. «Estoy en una residencia. De momento lo llevo bien. Era lo que necesitaba, cuidados. Pero yo quiero volver a mi casa», ha insistido.

Arantxa no ha tenido «ningún contacto» con 'los Pichis', ni lo busca. «No soy ninguna racista. Ellos se han metido en mi casa. Que salgan, pero que salgan ya». No obstante, ella prefiere centrarse en su barrio, que se ha volcado en ayudarla. De hecho, cuando recupere su casa, Abetxuko se ha comprometido a reformar la vivienda. «La mayoría de los vecinos y del barrio se han portado fenomenal conmigo. Otros han intercedido por estas personas (en referencia a 'los Pichis') y me han dicho que les alquilase la casa. ¿En qué cabeza cabe que les alquile la casa a estas personas? No puedo».

«Nos dolió muchísimo»

¿Y las instituciones locales? Arantxa ha contado que «en septiembre se puso en contacto conmigo el alcalde y me dijo que estos trámites 'llevan su tiempo'». Yo le respondí que 'las cosas de palacio van despacio'. Ha intentado de nuevo ponerse en contacto conmigo pero de momento no quiero saber nada de él. Si antes no podía hacer nada, ¿ahora qué va a hacer?».

En la comparecencia, también han intervenido otros vecinos de Abetxuko. Una de ellas acompañó a Arantxa a la residencia de mayores. «La impotencia cuando la dejamos a esta vecina del barrio, con su propia casa, por culpa de unos indeseables que se la quitaron. Eso nos dolió muchísimo», ha compartido hasta el punto de emocionarse.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate