El Correo

Llodio planea derribar el próximo año el paso elevado de Latiorro

Pasarela sobre el trazado de vías en Latiorro.
Pasarela sobre el trazado de vías en Latiorro. / Sandra Espinosa
  • La demolición supondrá 50.000 euros y se complementará con la mejora del acceso subterráneo de Zubiko

El Ayuntamiento de Llodio tiene intención de abordar el derribo del paso elevado de Latiorro el próximo año. Las consultas realizadas hasta ahora apuntan a que los trabajos tendrían un coste aproximado de «50.000 euros», según ha explicado el portavoz del equipo de gobierno, Jon Ander Altube. Lo cierto es que esa idea planea desde hace tiempo, especialmente después del proceso judicial iniciado por la Asociación de Personas con Discapacidad Física por incumplimiento de la Ley de Accesibilidad.

Los Tribunales declararon ilegal la construcción y, ante las dificultades para legalizar el paso, la asociación continuó con la demanda. Finalmente, en 2000, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ordenó «el cumplimiento de la sentencia». El Ayuntamiento estudia su derribo para cumplir ese mandato, con lo que debería consignar en el presupuesto de 2017 la cuantía mencionada para ejecutar el plan y, al mismo tiempo, consensuar con Renfe las condiciones de la retirada de la estructura, que discurre por encima de la catenaria. Altube adelantó en la asamblea de Latiorro que «la propuesta se puede llevar a cabo en poco tiempo».

El paso se levantó en 1996 entre protestas de los vecinos, que criticaban su gran altura –alcanza un tercer piso–. Posteriormente, cuando se hicieron públicas las sentencias, el Ayuntamiento pospuso la decisión respecto al futuro de la plataforma hasta arreglar los pasos subterráneos de Zubiko y la estación. El primero se reparó con un mural en 2008 y se aplicaron una serie de mejoras de iluminación. En el caso del segundo, el pasado año se optó por darle una mayor anchura.

El paso del tiempo ha vuelto a deteriorar el estado del acceso soterrado de Zubiko. S e va a reacondicionar al tiempo que se realicen las obras de urbanización de la calle, que está previsto que comiencen antes de fin de año. Altube avanzó que «durante los trabajos podremos abordar algunos problemas». La edil de Obras, Amets Meaza, concretó que «se aprovechará para mejorar el acceso al túnel y la iluminación. También pretendemos cambiar el mural y darle unos tonos más claros para que dé sensación de más amplitud, claridad y seguridad».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate