El Correo

Detenido un clan familiar que cultivaba y vendía marihuana en Álava

  • La Policía Nacional ha desarticulado una organización, que también operaba en La Rioja y en localidades navarras, y contaba con una plantación 'indoor' en Labraza

La Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal dedicada al cultivo y venta de marihuana en Álava, La Rioja y localidades cercanas de Navarra, formada por un clan familiar de origen marroquí compuesto por cinco hermanos y un primo, junto con otros siete integrantes.

A través de una nota de prensa, la Jefatura Superior de Policía de La Rioja ha detallado que se han desmantelado tres grandes plantaciones de marihuana «indoor» en las localidades riojana de Albelda de Iregua, navarra de Lapoblación y alavesa de Labraza, preparadas para un cultivo continuo e industrial de marihuana.

Han sido intervenidas 847 plantas de marihuana en varias etapas de crecimiento, en total 21.350 gramos, cuyo valor en el mercado alcanzaría los 104.400 euros. En el escrito se precisa ue, en un estado más avanzado de crecimiento y maduración de las plantas intervenidas, la cantidad se hubiera multiplicado de manera exponencial y los investigadores creen que las plantaciones estaban preparadas para una producción capaz de suministrar marihuana de forma continua a gran número de consumidores finales.

En la operación, se ha detenido a trece personas -once hombres y dos mujeres-, de entre 19 y 52 años, siete tienen nacionalidad marroquí, cinco son españolas y una es colombiano; a las que se les considera presuntas autoras de los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas y defraudación del fluido eléctrico.

Tres de los detenidos tienen antecedentes por delitos relacionados con el tráfico de drogas, seis cuentan con antecedentes policiales previos por otros delitos y cuatro no tenían antecedentes policiales.

Tras oír la declaración de los detenidos, ocho fueron puestos en libertad con cargos y cinco pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número uno de Logroño, que decretó su ingreso en prisión.

En esta operación policial, denominada 'Zelen', se ha desarticulado una organización criminal perfectamente estructurada y jerarquizada, cuyos miembros se repartían las tareas. Algunos integrantes se encargaban de la instalación de las plantaciones y la producción de esquejes a partir de las «plantas madres»; otros del mantenimiento diario de la plantación, recolección, secado y envasado final de la sustancia; y un tercer grupo, de la puesta en el mercado de la sustancia estupefaciente.

En viviendas de gran tamaño

Los investigados contaban con una serie de viviendas en régimen de alquiler, que cumplían con los requisitos «ideales» para alojar una gran explotación de marihuana. Se trataba de viviendas de gran tamaño, distribuidas en diferentes pisos, con bodegas o cobertizos y con varias zonas separadas para poder alojar las plantas de marihuana en sus distintos estadios de crecimiento vegetativo.

Éstas se encontraban en zonas rurales, tranquilas y apenas habitadas para poder tener intimidad a la hora de desarrollar la actividad ilícita, contando todas ellas con una conexión ilegal a la red eléctrica municipal, según la Jefatura.

Tras varios meses de investigación se localizaron tres importantes plantaciones de marihuana, por lo que se solicitó al Juzgado de Instrucción Número Tres de Logroño, que coordinaba esta investigación, tres entradas y registros en viviendas de Albelda, Lapoblación y Labraza. Los registros fueron realizados por el Grupo de Operaciones Especiales (GEOS)) de la Jefatura Superior del País Vasco, la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Jefatura Superior de Policía de La Rioja y el Grupo encargado de la investigación UDYCO-Estupefacientes de La Rioja.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate