El Correo

Calparsoro reconoce no haber estado «muy fino» en sus declaraciones sobre 'los Pichis'

Pedro María y Natividad, miembros de 'los Pichis', tras ser recibidos por el Fiscal Superior del País Vasco.
Pedro María y Natividad, miembros de 'los Pichis', tras ser recibidos por el Fiscal Superior del País Vasco. / Telepress
  • El fiscal superior de Justicia del País Vasco advierte de que el problema de convivencia en Abetxuko «se tendrá que resolver por otras vías» que la judicial

El fiscal superior de Justicia del País Vasco, Juan Calparsoro ha reconocido este lunes, en una entrevista concedida a Onda Vasca, que no estuvo «muy fino» en sus manifestaciones tras recibir a finales de octubre, en Bilbao, a miembros de 'los Pichis' que residen en la capital alavesa, y que expresaron su «temor» por las protestas realizadas por los vecinos de Abetxuko, donde han ocupado una vivienda. Entonces, según ha recordado, el fiscal manifestó que «había que respetar siempre la seguridad de estas personas», y los residentes en el barrio vitoriano «se indignaron porque entendían que la seguridad afectada es la de los vecinos».

Tras aquel encuentro, Calparsoro advirtió de que «los insultos y coacciones» contra 'los Pichis' resultan «inadmisibles» y constituyen «un delito». SOS Racismo de Álava salió en defensa del matrimonio Manzanares Cortés, y sus hijas, dos de ellas menores y una de 23 años, que acaba de dar a luz, que mantienen ocupada una vivienda del barrio vitoriano mientras se resuelve la denuncia de la propietaria ante la Justicia. Esta ONG transmitió a la Fiscalía que estas personas están siendo objeto de «comentarios ofensivos» en las redes sociales e internet. «Es evidente que las manifestaciones contra una familia en concreto para que se ausente de un sitio no son admisibles», afirmó entonces Calparsoro.

En cualquier caso, ha indicado este lunes que «lo mejor es que el juzgado, cuanto antes», adopte una decisión al respecto, si bien ha advertido de que «el tema de convivencia se tendrá que resolver por otras vías que no sean las estrictamente judiciales».

Presunta red de prostitución de menores

De igual modo, Calparsoro ha insistido en que los vecinos «tienen, sin duda, derecho a su seguridad, a su tranquilidad, a la convivencia». No obstante, ha señalado que ha podido «haber un enconamiento» que «habría que ir reduciendo, calmando los ánimos, mejorando un poco los mecanismos de comunicación», ha aconsejado. «A veces estas posturas lo que hacen es dificultar la solución de los problemas», ha subrayado.

Por último, el fiscal superior del País Vasco ha confiado que «entre todos se llegará a un arreglo en la medida de lo posible», aunque «siempre habrá sus dificultades».

En la misma entrevista, Calparsoro ha admitido también que «igual» no se ha actuado con «el acierto debido» en otros casos como, por ejemplo, el de la presunta red de prostitución de menores en Álava, el de la agresión sexual a una menor en Leioa o el del envenenamiento de dos hermanos mellizos en Lekeitio. «Hay que analizar que se podría mejorar», ha afirmado el fiscal, que ha advertido de que «no hay que estar tapando errores».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate