El Correo

Inquietud en el Casco Viejo por la posible llegada de los 'pichis' cuando dejen Abetxuko

Protesta de los vecinos de Abetxuko por la ocupación de una casa en el barrio.
Protesta de los vecinos de Abetxuko por la ocupación de una casa en el barrio. / Jesús Andrade
  • Vecinos y comerciantes celebran una asamblea urgente después de conocerse que la familia planea ocupar una casa en la calle Santo Domingo

La pretensión de la familia Manzanares-Cortés, vinculada al clan vizcaíno de los ‘pichis’, de instalarse en el Casco Viejo si finalmente se produce su desalojo cautelar de la vivienda que ocupan desde hace tres meses en Abetxuko, ha tenido ya una primera reacción en la ‘almendra’. Alrededor de cuarenta personas, entre residentes y comerciantes, mantuvieron ayer lo que se calificó como una «primera» reunión en la sede de la asociación vecinal Gasteiz Txiki.

Fue un encuentro «a puerta cerrada», en el que no se permitió el acceso a los medios de comunicación por tener como principal finalidad, se dijo, la de «escuchar» la opinión de las personas que, en torno a las 15.00 horas, comenzaban a tomar asiento en una de las aulas del local, emplazado en el número 9 de la calle Las Escuelas.

En el exterior, en conversaciones de corrillo, minutos antes de la cita, no se ocultaba la inquietud por la hipotética llegada de esos nuevos vecinos; por los roces «en la convivencia» que pudieran brotar e, incluso, por el riesgo de que en ese entorno del Casco Viejo se pudiera producir «una devaluación» de los inmuebles, principalmente, locales comerciales.

La asamblea vecinal, de la que salieron, entre otros compromisos, el de solicitar una reunión con la Policía Local para conocer de primera mano la información que se maneja sobre ese posible cambio de residencia, se produjo apenas dos días después de que precisamente fuentes policiales confirmaran a EL CORREO que los siete miembros de la familia (cuatro adultos y tres menores) estarían planeando ocupar un piso situado en la calle Santo Domingo, en el mismo tramo en el que ya residen integrantes de los ‘bartolos’. Hay relación entre ambos clanes: una hija de la matriarca María está casada con un ‘pichi’. Según las fuentes consultadas, la vivienda pretendida por los Manzanares-Cortés estaría ya ocupada y es propiedad de una entidad bancaria.

Movilizaciones

Su entrada el pasado agosto en la casa de una planta del número 54 de la calle El Cristo, de la que es propietaria legítima una mujer que ha permanecido estos meses acogida en otra vivienda, generó un movimiento contrario de muchos de los vecinos de Abetxuko -con movilizaciones a diario- que ahora se mira de reojo desde el Casco Viejo. El Juzgado de Instrucción número 3 de Vitoria archivó recientemente de forma provisional la denuncia por «coacciones y amenazas» que había presentado un miembro de los Manzanares-Cortés contra un responsable de la Asociación de Vecinos de Abetxuko y el párroco del barrio.

La asamblea de ayer en Gasteiz Txiki, una de las más «numerosas», según algunos vecinos, es síntoma evidente de preocupación. Fundamentalmente, porque se da como «inminente» -se habla, de hecho, de la próxima semana- que el Juzgado número 1 decrete el desalojo forzoso de la casa de El Cristo. La familia ha solicitado su empadronamiento en Vitoria, una petición que el Ayuntamiento no puede denegar, aunque aporte como lugar de residencia una casa asaltada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate