El Correo

Los alaveses mueren ya más de cáncer que de infartos por el menor consumo de tabaco

La incidencia del tabaco ha bajado, pero las mujeres fuman más.
La incidencia del tabaco ha bajado, pero las mujeres fuman más. / EL CORREO
  • El territorio registra 392 nacimientos más que defunciones, un balance positivo que contrasta con los saldos negativos de Bizkaia y Gipuzkoa

La mayoría de los alaveses -en línea de lo que ocurre en el conjunto del País Vasco- fallece de cáncer. Un 29,7% de las defunciones registradas en Euskadi a lo largo del año pasado se relacionó con tumores, sobre todo, de pulmón, colon y mama. Según los datos del Instituto Vasco de Estadística, Eustat, dados a conocer ayer, estos fallecimientos han crecido en la última década un 16,8%, mientras que los correspondientes a las enfermedades cardiovasculares y respiratorias han disminuido el 1,7% y el 4,3%, respectivamente. Una de las explicaciones a este fenómeno se encuentra en el menor consumo de tabaco.

Sin embargo, existen matices. Las mujeres siguen muriendo fundamentalmente a consecuencia de las enfermedades cardiovasculares; más que los varones. ¿Por qué esta diferencia, que es en realidad muy sutil? Los médicos lo atribuyen al tabaco. La población, en general, cada vez fuma menos y, como consecuencia, sufre menos infartos e ictus. Pero las féminas no sólo tienen un cuerpo más sensible a los cambios hormonales, sino que están cada vez más enganchadas al cigarrillo, que es el principal responsable de la patología cardiovascular. Según los expertos, ellas tienen muchas más posibilidades de que sus arterias se estrechen, se taponen y revienten.

Una década para el estallido

Las medidas de salud pública, como la ley antitabaco, requieren de mucho tiempo para que sus efectos comiencen a notarse en la población. Las primeras acciones legales contra el consumo de puros y cigarrillos entraron en vigor el 1 de enero de 2006, hace ya una década. Pasado ese tiempo, los vascos -a diferencia también de lo que ocurre en el conjunto de España- son ya más víctimas de los cánceres que de la inhalación de humo, propio o ajeno.

Fumar provoca cáncer, pero los tumores malignos no se producen sólo por el tabaco; en su origen existen múltiples factores, algunos de naturaleza desconocida. La relación entre tabaco y enfermedades cardiovasculares resulta, en consecuencia, mucho más estrecha.

Los datos difundidos por el Eustat indican que el cáncer estuvo presente en el 29,7% de las 6.379 muertes registradas en Euskadi en 2015. Las dolencias del aparato circulatorio se llevaron la vida del 26,9% de la población fallecida (5.788 ciudadanos vascos) y las respiratorias, tercera causa de muerte, el 9.9% (en total 2.119 personas).

El Instituto Vasco de Estadística dice también que la población vive ahora más. Los vascos llegan hasta los 79,9 años, que son 3,1 más que en 2005, hace sólo diez. Se vive más, pero según se quejan los médicos, con frecuencia en pésimas condiciones. Cada vez con más enfermedades y, lo que es peor, con mayor dependencia. «Hay muchas personas mayores alimentadas por sonda, con deterioro cognitivo, que no conocen a nadie. Esta supervivencia es un horror. La estadística del Eustat nos debería ayudar a reflexionar», explican los facultativos. Un dato curioso. Entre los fallecidos en 2015 había 244 que superaban los cien años. El 81,7% eran mujeres.

Balance positivo

Con las 21.509 muertes registradas en 2015 en Euskadi, el crecimiento vegetativo fue negativo debido a que se registraron 2.658 nacimientos menos que fallecimientos. Sin embargo, existen importantes diferencias por territorios. En Bizkaia y Gipuzkoa se produjeron saldos negativos (2.479 y 571 personas menos, respectivamente). Mientras, en Álava, el número de defunciones fue inferior al de nacimientos, con lo que el saldo fue positivo en 392.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate