El Correo

Construyendo Gasteiz desde el aula

Ha pasado ya más de un año desde que la Plataforma en defensa de la Escuela Pública Vasca en Gasteiz comenzó su andadura. La Plataforma nació de las familias de la escuela pública de Vitoria, preocupadas por la segregación escolar de la ciudad y la creciente guetización de muchas escuelas públicas. Frente a centros donde la mayoría de la población es de origen inmigrante y/o en desventaja socio-económica (casi todos públicos), existen otros donde casi toda la población es de clase media y origen autóctono.

Ha sido un año realmente intenso en el que ha habido un poco de todo: momentos muy emocionantes, como la rueda de prensa multitudinaria de presentación del Manifiesto a favor de la Escuela Pública Vasca en Vitoria-Gasteiz, y otros momentos de una gran frustración tras constatar que, pese a las buenas palabras, no había cambios significativos en la actitud del Departamento de Educación del Gobierno vasco hacia el problema por nosotras denunciado.

Creemos sinceramente que hemos conseguido algo muy importante; hemos logrado sacar a la luz pública y al debate político un problema, el de la segregación en nuestros centros escolares, que llevaba años produciéndose y que, pese a innumerables denuncias por parte de distintos agentes educativos y sociales, nunca había llegado a ocupar un papel relevante en la agenda política de nuestra ciudad.

Sistema de privilegios

También creemos, y lo sabíamos desde el principio, que la lucha se presume larga y difícil. Nos enfrentamos con un sistema de privilegios largamente cimentados a los que, somos conscientes, no se va a renunciar tan fácilmente.

Pero nos mueve la profunda convicción de que lo que estamos reclamando es una cuestión de justicia social, tan simple como el no permitir que nuestro sistema educativo trate de manera diferenciada a un alumnado u otro según su bolsillo, el color de su piel, o la religión que se profesa en su casa.

Lo hemos dicho hasta la saciedad y lo seguiremos diciendo: queremos una escuela de calidad para todas y todos: una educación inclusiva, laica, equitativa e intercultural. Defendemos la escuela como elemento fundamental de cohesión social y la escuela pública como eje vertebrador, fundamental y prioritario del sistema educativo vasco.

Una escuela para todas y todos sería un reflejo de la sociedad real en las aulas y la posibilidad para todas las niñas y niños que viven en Gasteiz de crecer juntas/os y de enriquecerse con esa diversidad. La clase o el origen no deberían ser nunca determinantes en el acceso a una educación de mejor o peor calidad (por lo menos en cuanto a dotación) y menos si estamos hablando de enseñanza obligatoria.

Lo que está sucediendo hoy en nuestra ciudad es absolutamente inaceptable y dice muy poco a favor del tan famoso espíritu solidario de Gasteiz y de su deseo de ser ciudad educadora. El que haya colegios que se estén convirtiendo en centros para las hijas e hijos de las familias inmigrantes o de otros colectivos desfavorecidos, como la etnia gitana; mientras otros son concentraciones totalmente artificiales de niños y niñas de lo que se viene en llamar "familias vitorianas de toda la vida" es un modelo que nos empobrece enormemente como sociedad. También, no nos engañemos, afectará a quienes van a crecer desconociendo y/o temiendo a sus conciudadanos/as.

Por la justicia social

Todos los centros escolares de esta ciudad están subvencionados al 100% con nuestros impuestos, los de todas las personas que vivimos en Gasteiz. También con los de las personas que luego son excluidas de poder asistir a algunos de ellos, mediante diferentes mecanismos más o menos sibilinos: cuotas mensuales, carácter católico de muchos centros, sistemas de "selección "ad-hoc" –informales pero muy eficaces– utilizados a la hora de hacer la matrícula, etc...

Urge un profundo debate y una reflexión sobre un pacto educativo obsoleto, que se basa en privilegios heredados de antiguos regímenes y que va contra los principios más básicos de justicia social. Y urge una apuesta política real por la escuela pública, no sólo por parte de Gobierno vasco, que también, sino por parte de todos los partidos políticos del arco parlamentario. Una escuela que hasta el momento es la única que ha demostrado voluntad de integración y capacidad de respuesta ante la sociedad cambiante en la que vivimos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate