El Correo

«La Diputación trasladó en abril a la Ertzaintza la denuncia, pero la investigación no llegó a ningún sitio»

vídeo

Ramiro González. / Iosu Onandia

  • Ramiro González pide «respeto y protección» para los menores, ya que «tanto los implicados como los que no; todos están siendo señalados»

El diputado general de Álava, Ramiro González, ha comparecido este lunes en la sede del Palacio de la Provincia en su primer acto público después de que este sábado saltara a la luz el escándalo de los menores tutelados víctimas de una red de prostitución. Aunque la multitudinaria rueda de prensa se había convocado con antelación al objeto de presentar el proyecto de presupuestos de la institución de cara al ejercicio 2017, el foco de la atención mediática se ha dirigido a buscar explicaciones sobre la presunta trama que gestionaba contactos sexuales y la compra de drogas por parte de menores acogidos por el Instituto Foral de Bienestar Social, desvelada por EL CORREO.

A preguntas de los periodistas, González ha manifestado que técnicos de la Diputación alavesa fueron quienes, el pasado mes de abril, trasladaron a la Ertzaintza y la Fiscalía de Menores sus sospechas acerca de las posibles «actividades de prostitución» de un menor acogido en un centro foral y que esa denuncia era conocida por la Policía Local de Vitoria, la Ertzaintza, la Fiscalía y la autoridad judicial.

Según ha subrayado el diputado general de Álava, la Policía vasca se «inhibió y dijo que correspondía a la Policía Local el caso, ya que la denuncia» se había formulado en la comisaría de Aguirrelanda. Esa circunstancia provocó, según ha agregado González, que «la investigación de aquella denuncia no llevara a ningún sitio», debido a que el seguimiento del caso fue «difícil porque el menor se ausentaba con frecuencia del centro». A este respecto, el político jeltzale ha reconocido que el adolescente del caso detectado en abril «sí es uno de los menores afectados en el tema de prostitución».

«La voz de alarma»

Tras la información publicada el pasado sábado por este periódico, la diputada foral de Servicios Sociales de Álava, Beatriz Artolazabal, explicó ante los medios que la entidad foral presentó una denuncia el 6 de octubre ante la Ertzaintza, tras conocer indicios de que en el centro bajo tutela de la entidad foral se podría estar dando un caso de prostitución de menores en el que estarían involucrados, al menos, cinco jóvenes con edades comprendidas entre los 14 y 17 años. La Ertzaintza sigue investigando este caso, que se halla bajo secreto de sumario, y por el que ya ha ingresado en prisión un psicólogo no vinculado con el centro foral.

El diputado general ha reiterado, asimismo, que la Diputación ha apartado de sus funciones a un monitor del centro Sansoheta, recinto que acoge a jóvenes con problemas graves de comportamiento, ya que «en el curso de las investigaciones aparece citado su nombre». González ha explicado también que las sospechas arrancaron a raíz de un comentario surgido «en una de las tutorías del centro». Eso «fue lo que hizo saltar la voz de alarma; no fue una denuncia directa de un menor».

Por último, el diputado general de Álava ha realizado un llamamiento para pedir «respeto y protección para los menores, ya que tanto los implicados como los que no, todos están siendo señalados», ha apostillado. «Lo que ha sucedido puede ocurrir con cualquier menor, sólo hace falta un móvil o un ordenador», ha concluido el diputado general de Álava

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate