El Correo

La unidad del dolor del HUA logra el ‘goya’ de la salud

Quique Bárez.
Quique Bárez. / Jesús Andrade
  • Recibe un premio ‘Best in Class’ por un cambio en la organización que le ha permitido aplicar la telemedicina y acortar las demoras

Hace ya tiempo que los premios ‘Best in Class’ se han convertido algo así como en los ‘goya’ de la salud. Los otorga cada año la revista Gaceta Médica y la cátedra de Innovación y Gestión Sanitaria de la Universidad Rey Juan Carlos y destacan la calidad asistencial de centros de salud, hospitales, servicios y unidades. A Euskadi casi siempre le cae alguno. Este año, lo ha logrado la unidad del dolor de la OSI Araba, la organización sanitaria que integra a los centros de salud y al Hospital Universitario Araba (HUA). Su responsable, el anestesista Quique Bárez, se mostraba ayer muy satisfecho a su regreso de Valencia tras recoger el galardón. Según explicó, el premio reconoce lo conseguido por su unidad tras reorganizarse y acortar las listas de espera gracias a las consultas no presenciales.

«Hemos aprovechado la herramienta ‘osabide global’ y a través de la carpeta de salud hemos encontrado la manera de interactuar con el paciente sin que tenga que desplazarse al hospital», relató Bárez. A través de una aplicación del estilo de ‘whatsapp’, los pacientes se pueden poner en contacto con los especialistas y estos pueden resolver sus dudas e incluso cambiarles la medicación. Esto evita algunas consultas presenciales, no todas, porque es una medida complementaria. «Es muy importante para la gente que tiene problemas de movilidad, para pacientes que viven lejos del hospital o los que están activos y de otra manera tendrían que ausentarse del trabajo», relató.

La unidad del dolor que dirige en el HUA Txagorritxu está integrada por siete anestesistas y cuenta con la colaboración de especialistas de otros servicios. Atiende un millar de nuevas consultas al año y lleva otras 5.000 de seguimiento. Entre las dolencias más habituales que tratan son los dolores osteoarticulares y los de espalda, con o sin ciática. Y abordan también problemas que requieren más seguimiento como las neuralgias y los dolores derivados de cánceres. Aplican tratamientos farmacológicos –parches o pastillas contra el dolor– y otros más sofisticados como las infiltraciones o los implantes de analgésicos.

El Psiquiátrico de Álava ha quedado finalista de estos premios, a los que se presentaron un total 871 candidaturas de todo el país, lo que refuerza el éxito de los centros sanitarios alaveses.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate