El Correo

Urkullu elogia Santa Catalina, una «joya del patrimonio histórico, cultural y natural»

fotogalería

El lehendakari, Iñigo Urkullu, atiende a las explicaciones de Paco Antúnez, responsable del Jardin Botanico de Santa Catalina, en presencia del alcalde de Iruña de Oca, José Javier Martínez. / Iosu Onandia

  • El lehendakari ha visitado la restauración del convento y el jardín botánico, un mes después de que este singular lugar recibiera el Premio de Turismo 2016 otorgado por el Gobierno vasco

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha elegiado este viernes la «joya del patrimonio histórico, cultural y natural» que constituye el Jardín Botánico de Santa Catalina, ubicado en un viejo convento del siglo XV, en la localidad alavesa de Trespuentes, que ha sido rehabilitado para albergar este parque.

Urkullu ha visitado este singular lugar un mes después de que recibiera el Premio de Turismo 2016 otorgado por el Gobierno vasco, un galardón por el que el lehendakari ha vuelto a felicitar a los promotores de esta iniciativa. En el propio jardín botánico, el lehendakari ha destacado que en un mismo proyecto se han sumado los compromisos social, cultural y natural, gracias a la «innovación y la creatividad» y al trabajo conjunto de la iniciativa público-privada.

En opinión del lehendakari, el trabajo desarrollado durante años ha permitido crear «un espacio de visita atractivo desde muchos puntos de vista: histórico y patrimonial, cultural y arquitectónico, natural y medioambiental, turístico y familiar».

Reinserción, recuperación y reactivación

Urkullu, además, ha recordado que, en colaboración con la asociación SidÁlava, Santa Catalina ha servido de espacio de trabajo para la reinserción social y laboral de «personas con problemas de vulnerabilidad social».

También ha destacado que se ha conseguido «recuperar y actualizar» un lugar con una gran historia y ha valorado que este jardín haya logrado ser designado como «primer parque estelar del mundo». Además, considera positivo que se organicen actividades de carácter cultural, deportivo, talleres, fiestas y conferencias.

El jardín botánico comenzó como proyecto en 1999 y cuatro años después fue una realidad como espacio lúdico natural. Antes de que se convirtiera en monasterio en el siglo XV, fue una casa torre del siglo XIII propiedad de una familia noble que la cedió a una orden religiosa. Ambas edificaciones quedaron totalmente en ruinas en la primera guerra carlista.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate