El Correo

El ararteko sostiene que Vitoria «no podría negarse» a empadronar a los ‘pichis’

Vecinos de Abetxuko se sumaron ayer a la protesta contra los ‘pichis’ en Ollerías, Bilbao.
Vecinos de Abetxuko se sumaron ayer a la protesta contra los ‘pichis’ en Ollerías, Bilbao. / Ignacio Pérez
  • Lezertua puntualiza que «acreditado el lugar de residencia» no se podría impedir la inscripción, incluso «hay casos en lugares no habitables»

«Si se acredita la residencia, el Ayuntamiento de Vitoria, como el resto de los ayuntamientos, no puede negarse a empadronar a un ciudadano». Es la tesis que el ararteko, Manuel Lezertua, sostiene en base a un marco legal que está orientado a garantizar «la libertad de elección del lugar de residencia» que tiene todo individuo. Un contexto que rebasa la controversia surgida en torno a la solicitud presentada por la familia Manzanares-Cortes hace una semana. La ley «no impide especialmente» su inscripción en la ciudad ni tampoco hacerlo en la vivienda que asaltaron el pasado agosto en Abetxuko, cuyos vecinos volvieron a manifestarse ayer con residentes del barrio bilbaíno de Ollerías contra el clan.

El defensor del pueblo vasco confirmó ayer a EL CORREO que a su departamento han llegado «varias quejas» en relación con la pretensión de empadronamiento de los ‘pichis’ en esa vivienda que tomaron como domicilio tras su exilio desde Bilbao. «Si se acredita un lugar en el que van a residir, no hay manera de impedírselo, ni a ellos ni a cualquier ciudadano. Se han dado situaciones de empadronamientos incluso en lugares que no eran especialmente habitables», subrayó Lezertua.

Recientemente, SOS Racismo Araba aludió a un caso en Trápaga con inscripción en una fábrica en ruinas, que fue acreditada por la policía de aquella localidad. Fue esta organización, dirigida por Fede García, la que recurrió al ararteko para solicitar su mediación e impedir que el Ayuntamiento bloquease un procedimiento administrativo que consideran reglado y a favor de sus intereses. Se habló, incluso, de que iban a contar con su cobertura. El Ayuntamiento ha reconocido que carece de «competencia alguna para juzgar cuestiones de propiedad o de naturaleza jurídico-privada», aunque sus representantes subrayan en público que los ‘pichis’ no lograrán su objetivo.

En tono conciliador, el ararteko abogó por un trabajo conjunto de las instituciones y «sobre todo por rebajar la tensión. Esa es la mejor manera de trabajar y llegar a una solución». Además de las quejas recibidas sobre el empadronamiento, se estudian otras relacionadas con la falta de escolarización de los menores, el acceso a las ayudas sociales y la inseguridad. «Se está trabajando con Ayuntamiento, Diputación, servicios sociales y Ertzaintza, entre otros, sobre este caso», zanjó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate