El Correo

Doble presencia vitoriana en el Concurso Nacional de Tapas

Iñaki Rodaballo abrió ayer el Concurso Nacional de Tapas en Valladolid con su pintxo ‘Toma-té...’.
Iñaki Rodaballo abrió ayer el Concurso Nacional de Tapas en Valladolid con su pintxo ‘Toma-té...’. / H. Sastre
  • Iñaki Rodaballo, que abrió ayer el Concurso Nacional de Pincho y Tapas ‘Ciudad de Valladolid’, y Mitxel Suárez, del restaurante Borda Berri de Hueto Arriba, figuran entre los 46 finalistas y aspirantes a un título que se decidirá hoy

Iñaki Rodaballo abrió ayer por la mañana el Concurso Nacional de Pincho y Tapas ‘Ciudad de Valladolid’. Pero no es el único cocinero vitoriano presente en este certamen, el más prestigioso del panorama nacional. Mitxel Suárez, del restaurante Borda Berri de Hueto Arriba, figura entre los 46 finalistas y aspirantes a un título que se decidirá hoy.

«No estaba previsto que yo participara, porque cuando había que hacer las inscripciones apunté al jefe de cocina de El Padre», explicaba ayer Iñaki Rodaballo, pero ese chef ya no trabaja en el establecimiento «y aquí he venido yo, a representar al restaurante». Y, por qué no, también con el reto de repetir el éxito de hace dos años, cuando ganó con un trampantojo que emulaba a percebes pero eran pan de maíz.

El vitoriano afincado en Madrid repite concepto, ahora con el nombre de ‘Toma-té...’. La tapa invita a servirse un té con pastas, pero en la tetera hay zumo de tomaté transparente para regar unos panes soplaos (huecos) rellenos de atún rojo macerado en pipirrana. «Espero que guste al jurado. Yo confío en este pintxo, aunque habría preferido no cocinar el primero, por aquello de los nervios del inicio», señalaba a última hora de la mañana.

Por la tarde llegó el turno de Suárez, que preparó su ‘Roca y mejillón’, una tapa con claro sabor a mar y elaborado, principalmente, con cinco ingredientes: aceite texturizado de erizo de mar, roca de plancton, mejillón escabechado, zumo de limón y salicornia, «también conocida como triguero de mar», explica el cocinero del Borda Berri. Para él es su primera experiencia en un concurso «de un nivel máximo y con mucha competencia».

Mitxel Suárez, que ha tenido como ayudante a Mikel Fiestras, chef de La Regadera, se mostraba anoche «satisfecho de cómo hemos hecho las cosas. Por lo que me han dicho, el jurado ha destacado el concepto del pintxo, que se come de un bocado. ¡A ver si hay suerte!».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate