El Correo

«Todo quedó en un gran susto»

fotogalería

El vehículo en el que viajaban los menores ha volcado. / Igor Aizpuru

  • El vuelco de un microbús escolar en el cruce a Arkaia se salda con seis menores heridos leves y el conductor ingresado en Santiago sin lesiones de importancia

Volcado sobre la calzada y rodeado de cristales rotos, el microbús accidentado a las 7.30 de este viernes en el cruce de la A-132 -la carretera hacia Estella- que lleva a Arkaia provocaba un escalofrío a quienes lo veían desde lejos. Sobre todo, al conocer que en el vehículo viajaban adolescentes de entre 13 y 15 años, alumnos de Egibide residentes en Erentxun, Eguileta y Askartza que se desplazaban a Jesús Obrero. Pero la suerte ha querido que lo que pudo convertirse en una tragedia se quedase sólo en un susto. «Un gran susto», admitieron algunos, pero afortunadamente solo eso. Porque los seis menores, cinco chicos y una chica, sufrieron heridas leves. Sólo esta última se quejaba de dolor en la espalda, por lo que le hicieron radiografías para descartar lesiones internas.

El conductor, que quedó atrapado en su asiento, tuvo que ser rescatado por los bomberos y trasladado en ambulancia al hospital de Santiago. El resto de los ocupantes fue a Txagorritxu, cinco de ellos en otro bus de la empresa y la chica, en ambulancia mientras determinaban el alcance de sus heridas. Hacia las 13.00 horas, el Hospital Universitario de Álava (HUA) confirmó que daba el alta a los seis escolares, ya que sus heridas no requerían más atenciones. El conductor del microbús sigue ingresado en el hospital Santiago, con pronóstico de carácter leve.

Muy «aparatoso»

«El accidente parece más aparatoso de lo que realmente ha sido», advertía ya a la mañana la Policía Local, cuyas patrullas llegaron primero al lugar de los hechos. Pese a este esperanzador balance, el suceso conmocionó tanto a los padres de los pequeños como a los testigos del accidente y los agentes que acudieron allí. Sobre las 7.30 horas, cuando el autobús giraba para incorporarse al acceso a Arkaia, recibió el impacto de un Citroën C5 que circulaba hacia Vitoria e intentó rebasarle por el carril contrario. «Detrás del bus había dos coches y el último decidió adelantar sin ver que tenía puestos los intermitentes», explicaron fuentes policiales.

El frontal del turismo quedó destrozado, «pero su conductor ha salido ileso», avanzaron. No obstante, la colisión hundió la parte trasera del microbús y le hizo perder el equilibrio. Acabó volcado. Sólo la llegada de las patrullas de la Policía Local devolvió parte de la tranquilidad a estos alumnos de primero, segundo y cuarto de la ESO. Salvo la única chica del grupo, que se quedó enganchada por la ropa al vehículo, el resto de escolares había salido por su propio pie. Al tiempo que cortaban la carretera -hasta las 9.10 horas no se abrió al tráfico-, los propios agentes sacaron a la menor del bus.

Con el conductor la operación resultaba más difícil, por lo que se esperó a la llegada de los bomberos. Mientras tanto, se trasladó a los adolescentes a Txagorritxu, donde estuvieron en observación en urgencias. Hasta allí acudieron miembros de la dirección de Egibide para acompañar a las familias y comprobar cómo se encontraban los alumnos. «Están todos bien, sólo ha sido un susto», confirmaba una de estas docentes. «Es la primera vez que pasa algo así con el transporte», añadía. «Ahora la prioridad son los alumnos; están en la sala de espera charlando entre ellos», explicó, consciente de que la llegada de los padres ayudó a que los chavales se tranquilizasen. Por su parte, portavoces del centro confirmaron que están a la espera del atestado para valorar el accidente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate