El Correo

2.000 personas exigen en Vitoria a las instituciones que «se den prisa» para desalojar a 'los Pichis'

fotogalería

Vecinos participantes en la marcha al llegar en la noche del sábado a la Virgen Blanca. / Iosu Onandia

  • Vecinos de Abetxuko y del resto de la ciudad marchan hasta la Virgen Blanca para hacer más visible su malestar por la ocupación de la casa de la calle El Cristo

-Joven, ¿y ésta manifestación por qué es?

-Señora, son los vecinos de Abetxuko. Se quejan por los ‘pichis’ y ‘bartolos’ que ocupan una casa en la calle El Cristo desde agosto.

-Uf, pobrecitos.

En un intento de hacerse más visibles al resto de la ciudad, los vecinos de Abetxuko han marchado en la noche de este sábado en populosa columna hasta la Virgen Blanca. Alrededor de 2.000 personas han secundado la llamada de la asociación vecinal Uribe-Nogales como nueva medida de presión para lograr una solución a este conflicto. Estos okupas, llegados en su mayoría de Bilbao, se colaron en la casa a mediados de agosto.

La marcha ha arrancado en la plaza Venta de la Caña. Ha pasado por Portal de Arriaga, Siervas de Jesús y ha desembocado en la Virgen Blanca pasadas las ocho y media de la tarde. Durante el trayecto, poco a poco se han ido sumando ciudadanos anónimos a la ruidosa comitiva. Felisa, María y Pepi, vecinas del barrio, se han mostrado preocupadas. «A este paso, esta gente se come el turrón y encima tenemos que llevarles la cesta de Navidad».

Lourdes, por su parte, ha criticado las acusaciones de intolerancia lanzadas desde SOS Racismo. «Tienen mucho morro. Por favor, pido al alcalde que lo solucione ya, para eso ocupa ese puesto», ha enfatizado. «Digan lo que digan, los únicos que crean mala convivencia son ellos», ha abundado Miguel, de 51 años.

Gritos como ‘Urtaran escucha, Abetxuko está de lucha’ o ‘Esto no es racismo, esto es convivencia’ han inundado el poteo del sábado a la tarde. Subido al borde del monumento a la Batalla de Vitoria y micrófono en mano, Oskar González, líder de Uribe-Nogales, ha proclamado que «pedimos a las instituciones que se den prisa» y luego ha cerrado el acto reinvidicativo entonando la canción de Celedón.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate