El Correo

Los okupas de Abetxuko se quejan ahora al fiscal del «acoso» de los vecinos

Pedro Mari Manzanares, de ‘los pichis’, este viernes en Bilbao.
Pedro Mari Manzanares, de ‘los pichis’, este viernes en Bilbao. / Telepress
  • Pese a haber dos causas abiertas en su contra, aseguran que «no hay ni una sola denuncia» y SOS Racismo acusa al barrio de un «delito de odio»

El culebrón de Abetxuko va camino de mutar en sainete. En la mañana de ayer, los okupas de una vivienda en la calle El Cristo se entrevistaron con el fiscal superior del País Vasco en su sede bilbaína. Una delegación del clan gitano de los ‘pichis’, acompañada por el líder de SOS Racismo Araba, Fede García, le hablaron del «acoso» y del «maltrato» que, dicen, sufren por parte de «algunos» vecinos de este barrio.

A la salida del encuentro, Pedro Mari Manzanares, de los ‘pichis’, explicó que «hace ya tres meses que la familia se cobijó en Abetxuko en una casa vacía ajena y, sorprendentemente, han comenzado a ser insultados y amenazados por cientos de convecinos sin ninguna causa que lo justifique». Los vecinos llevan semanas de concentraciones diarias ante el piso, propiedad de una ciudadana. Hoy, por ejemplo, han convocado una marcha de protesta que llegará al centro de Vitoria.

Saldrá a las 19.00 horas de Abetxuko. Han convocado a ciudadanos de otros barrios a que se adhieran. Los puntos de encuentro son el David Taberna (19.15 horas), la rotonda del cementerio de Santa Isabel (19.25 horas), la entrada al cementerio (19.35 horas), el bar Los Ángeles (19.45 horas) y la torre de doña Otxanda (19.55). Pasadas las ocho de la tarde entrarán en la Virgen Blanca.

«Nos vamos si hay pruebas»

Para Manzanares, esta respuesta ciudadana y la falta de colaboración desde el Ayuntamiento constituyen «actitudes obstruccionistas». Durante su intervención llegó a decir que no hay «ni una sola denuncia» contra los okupas. En realidad existen dos. La de los propietarios legítimos, aunque una fue retirada. «Por miedo», según la asociación vecinal Uribe Nogales.

Ajeno a esta realidad, Manzanares apostilló que se irán «si alguien presenta una prueba de que hayan cometido algún delito, ya sea una fotografía o un vídeo». Afirmó que tanto él como el resto de okupas tienen «miedo». Por su parte, Fede García, que hace una semana ‘incendió’ Abetxuko con una carta de apoyo a los ‘pichis’ remitida a EL CORREO, agregó que «el fiscal va a investigarlo todo y va a pedir los informes pertinentes para determinar qué tipo de actuaciones procede llevar a cabo». Incluso habló de un posible delito «de odio» de los vecinos hacia los okupas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate