El Correo

Vitoria sopesa cobrar el IAE a las empresas que facturen más de un millón

Las modificaciones acordadas este miércoles serán aprobadas en pleno.
Las modificaciones acordadas este miércoles serán aprobadas en pleno. / Blanca Castillo
  • El Ayuntamiento no logra aprobar la modificación sobre el tipo que se impone a las empresas vitorianas y la decisión queda pospuesta al pleno del viernes para explorar la vía abierta por la Diputación y un posible acuerdo con EH Bildu

Vitoria ha debatido este miércoles lo que pagarán sus ciudadanos por los impuesto locales el próximo año. En 2017, tocará apretarse el cinturón porque, aunque todavía no se ha definido la cuantía exacta de todas las tasas municipales, la propuesta fiscal del Gobierno PNV-PSE preveía una subida de lo que abonan los vitorianos a las arcas municipales. La propuesta del Ejecutivo local se cifra en un incremento medio por familia de 38 euros por los principales impuestos y tasas, aunque está por ver en qué queda y con qué mayorías puede sacar adelante su propuesta.

La sorpresa de este miércoles se ha producido al posponerse el debate sobre el IAE al pleno del viernes. En consecuencia, pueden registrarse acercamientos en las próximas horas. No ha prosperado la aprobación provisional de la ordenanza. Eso sí, urante la sesión se han acercado posturas sobre la posibilidad de aprovechar la 'puerta' que ha quedado abierta tras la decisión del Gobierno foral del jeltzale Ramiro González para que empiecen a pagar el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) todas aquellas empresas que facturen más de un millón de euros, ya que hasta ahora ese tope estaba fijado en dos millones.

No obstante, la gran 'batalla' sigue siendo qué coeficiente se les fija a las compañías con un volumen de negocio superior a dos millones de euros. El PP defiende que se mantenga en el 1,71 (lo negociado con SEA-Empresarios Alaveses); el PNV y PSE, por su parte, piden que se actualice esa cifra y se le sume la actualización del 10% que afectará a la gran mayoría de los impuestos, por lo que proponen que se establezca en un 1,88. Mientras, desde las filas de EH Bildu, con el apoyo de Irabazi, proponen una subida progresiva desde el 1,95 en 2017 hasta el 2,20 en 2019. A Podemos todas las enmiendas le parecen insuficientes. El IAE quedaría congelado si no hay acuerdo de la Corporación, un escenario al que previsiblemente se opondrá la coalición abertzale, podemitas y ecologistas, así que las posibilidades de alcanzar un acuerdo de última hora son factibles.

Los coches pagarán más

Lo que sí ha quedado fijado -aunque la resolución del debate de este miércoles se votará en pleno el viernes, se publicará para que los ciudadanos presenten sus propias alegaciones y luego volverá a ser votada tanto en comisión como en pleno- es la subida de un 10% en el impuesto sobre vehículos a motor. Se trata de un incremento que no afecta a los coches limpios, ya que también han salido adelante bonificaciones del 90% para los automóviles eléctricos y los híbridos con una autonomía mayor de 40 kilómetros, y del 50% para aquellos que no puedan recorrer tanta distancia sin necesidad de consumir combustible, los híbridos no enchufables y aquellos propulsados por gas tanto natural como licuado del petróleo. Esto significa apenas un 4% del parque móvil de España, pero supone alcanzar el principal objetivo que se había marcado Irabazi. Las familias numerosas contarán con una bonificación del 10%.

Bonificaciones a la rehabilitación

Por otro lado, la comisión municipal ha aprobado congelar el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (más conocido como ICIO), con los únicos votos a favor del Gabinete Urtaran y la abstención del resto de fuerzas políticas. Sin embargo, se han incluido una serie de bonificaciones para tratar de 'premiar' la rehabilitación energética de edificios (de hasta el 85%), así como la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos (que puede llegar al 80%).

También se congela la plusvalía (técnicamente denominado Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana), como defendía el Gobierno municipal, que ha contado con EH Bildu como 'aliado' en este apartado. En cualquier caso, tras la revisión de los valores catastrales, se registrará una caída aproximada del 35% en la recaudación de las arcas del Consistorio vitoriano. No han salido adelante ninguna de las mociones presentadas por el PP para tratar de 'corregir' el sistema de cálculo de este gravamen.

Pacto PNV - EH Bildu con las basuras

Respecto a la recogida de basuras, uno de los impuestos que más afecta a los vecinos, el PNV ha retirado su propuesta de subir un 15% la tasa de basuras. A cambio, se ha aprobado una enmienda de EH Bildu para que se incremente un 3% a las viviendas y pequeño comercio, y un 8% a los grandes comercios, hostelería, industrias y clínicas. Un dinero que, como ha explicado la portavoz de la coalición abertzale, Miren Larrion, se dedicará a campañas para intentar concienciar a los ciudadanos de la necesidad de elevar el reciclaje en la ciudad, que en la actualidad ronda un 25% y que, según las directivas europeas, tendría que rozar el 50%.

Ese dinero que el Ayuntamiento de Vitoria deja de recaudar del bolsillo de los ciudadanos se compensará con la aportación que realiza la empresa Ecoembes por el número de toneladas de plástico y papel que recoge. «Si se dobla el nivel de reciclaje, en vez de recibir un millón nos aportarán dos», ha señalado.

Congelaciones

Además se ha aprobado una subida del 10% para la expedición de licencias de apertura y actividad. El precio de las escuelas infantiles municipales no se varía y se acepta la gratuidad para familias de niños de 0 a 2 años en una situación de vulnerabilidad económica.

Por otro lado, se ha congelado la tasa de aguas; para concesión de licencias urbanísticas; de bomberos; para la retirada de vehículos de la vía pública; de los costos de gestión urbanística; de vertidos; para la prestación de servicios con personal y material del Consistorio; de servicios funerarios; para la expedición de informes; para los servicios de la estación de autobuses; de barracas y casetas en terreno de uso público; de veladores; de miradores o de construcción de panteones en el cementerio.

Tampoco sufrirá variación el precio de la Tarjeta Municipal Ciudadana (TMC), los precios de servicios socioculturales, de alquiler del Palacio Europa, de la Escuela de Música Luis Aramburu, del Conservatorio de Música José Uruñuela, de instalaciones deportivas, de bodas civiles o de los servicios sociales.

En cualquier caso, cabe destacar que todas estas decisiones aún no son firmes y, tras la negociación política que se desarrolle durante las próximas horas, las votaciones podrían variar en el pleno de este viernes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate