El Correo

El PNV y el PSE plantean zonas de OTA temporales para calles en obras

Una mujer camina por José Atxotegi, junto al hospital Txagorritxu.
Una mujer camina por José Atxotegi, junto al hospital Txagorritxu. / Blanca Castillo
  • La propuesta tiene su origen en la mesa de movilidad y busca evitar estacionamientos a día completo y permitir una mayor rotación

El Gobierno PNV-PSE acudirá hoy al debate sobre ordenanzas fiscales sin ningún acuerdo cerrado. En las últimas semanas ha mantenido conversaciones con una parte de la oposición, pero no han suscrito documento alguno. Por otra parte, EH Bildu, Podemos e Irabazi mantuvieron ayer una breve reunión para tratar de limar asperezas –que cada vez son más evidentes– y acordaron recuperar las bonificaciones en las tasas de vehículos. Nada más. Ni siquiera sobre el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), preocupación capital de los tres grupos, se suscribió un principio de borrador y hoy se tratará en un último intento a las 8.00, una hora antes del arranque de una comisión que suele ser un auténtico caos.

Entre las numerosas enmiendas presentadas por los grupos destaca una del propio equipo de gobierno sobre la OTA. A través de esta modificación, el Gabinete de Gorka Urtaran busca crear zonas temporales para calles en obras para «evitar el estacionamiento a día completo y permitir una mayor rotación en zonas de alta demanda», explican sus portavoces a EL CORREO.

Una propuesta que tiene su origen en la mesa de movilidad del Ayuntamiento, de la que forman parte la Policía Local, el Centro de Estudios Ambientales (CEA), el Servicio municipal de Espacio Público y la sociedad Tuvisa. Allí se solicitó que se estudiase cómo evitar los problemas de estacionamiento permanente que se producen cuando se están ejecutando obras y quedan inhabilitadas las plazas de parking existentes. «La mejor solución para resolver esta situación es con la creación de zonas de OTA puntuales y temporales», inciden los representantes consistoriales.

Algunas alarmas se dispararon ayer en la plaza de España porque en el texto de la enmienda se pone como ejemplo la reforma del hospital Txagorritxu. «No definimos ninguna calle ni zona concreta que se vaya a ver afectada por esta nueva tarifa. Simplemente, se establece la categoría ‘Emplazamientos fuera del perímetro OTA’ y se marca un precio para cuando queramos definir una de esas zonas temporales de regulación en un entorno afectado por obras, siempre en función de necesidades concretas», destacan expertos en asuntos relacionados con la Hacienda municipal.

Controlador

La idea de jeltzales y socialistas es que, cuando haya obras de importante calado y el Gobierno local decida implantar la OTA, un controlador habilitado al efecto o unas máquinas expendedoras provisionales repartan los títulos correspondientes a los conductores que lleguen. Tendrán un máximo de hora y media para mantenerse en el lugar y se pagará de 2,30 a 2,95 euros, según su localización. «Los emplazamientos contemplados en esta tarifa estarán señalizados a su entrada con la limitación del tiempo de estancia, que es el máximo que un mismo vehículo podrá estacionar sin abandonarlo», indica el texto de la enmienda.

Esta medida se tiene que sumar a la subida del 10% planteada con anterioridad por el PNV y PSE. Una decisión que salvo sopresas de última hora –habituales en este tipo de debates– no saldrá adelante porque PP, EH Bildu, Podemos e Irabazi han solicitado su congelación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate