El Correo

Las bicicletas ya descansan seguras

Una mujer coloca su bicicleta en el nuevo aparcabicis cubierto de Vitoria.
Una mujer coloca su bicicleta en el nuevo aparcabicis cubierto de Vitoria. / Jesús Andrade
  • Ayer comenzó a funcionar detrás de Correos el primer aparcabicis cubierto y vigilado de Vitoria y el viernes se abrirá a todos los ciclistas

«Lo voy a usar mucho, seguro. Me parece una idea genial porque están robando bicis cada dos por tres, ¿cuándo puedo empezar a utilizarlo?». La pregunta la formula Roberto, un joven de 26 años, frente al novedoso aparcabicis cubierto y vigilado instalado hace justo una semana en la calle Nuestra Señora del Cabello, en la parte trasera del edificio de Correos. Como él, son muchos los que estos días se paran junto a la estructura metálica para descubrir qué es y cómo pueden utilizarlo –un panel con indicaciones colocado junto al acceso les ofrece todas las claves necesarias–. Tras una primera semana de prueba por parte de un reducido grupo de personas, este viernes se abrirá a todos los ciudadanos de manera gratuita. EL CORREO ya lo ha probado.

El primer requisito para guardar la bicicleta en este espacio, que incluye cámaras de vigilancia en su interior para evitar los robos, es descargarse en el teléfono móvil la aplicación Pverde, disponible para iOS y Android. Los usuarios pueden bajársela de la manera tradicional o de una forma todavía más fácil: escaneando un código QR que se muestra en la zona de entrada. Después es necesario introducir el número de teléfono y seguidamente se recibe un sms con un código de verificación para darse de alta en Pverde. Una vez introducida esta clave, el usuario queda registrado. Tan sencillo como eso. Pueden darse de alta en el servicio todas las personas mayores de 14 años, y en el caso de los menores de 18 será responsable de su uso el representante legal.

«Uso la bici todos los días y me encantaría poder guardarla en este espacio porque vengo mucho por el centro, pero no entiendo nada de móviles. Deberían poner una persona aquí que nos explicara el sistema a los que no somos tan jóvenes…», reclamaba Isabel, una jubilada de 62 años amante del pedaleo diario. Su propuesta ha sido escuchada y los primeros usuarios contarán con ayuda. «Es cierto que puede haber muchas personas que quieran utilizarlo y no sean nativos digitales, por eso vamos a tener allí mismo un colaborador que esté explicando cómo funciona y pueda resolver todas las dudas», desvelaba Sebi Puebla, de Intelligent Parking, la empresa vitoriana que ha desarrollado la estructura.

Enchufes para bicis eléctricas

El aparcabicis cuenta con capacidad para 52 vehículos y con tres enchufes para poder cargar bicicletas eléctricas, que sólo se pueden activar a través de la ‘app’. El acceso está limitado a los ciclistas registrados y nunca puede haber más de dos personas en el interior. También está prohibido entrar en grupo. Para abrir la puerta existen tres opciones. En primer lugar, seleccionando el parking de Correos en la aplicación y pulsando la tecla de ‘entrar’ frente al acceso. La segunda es realizar una llamada al número de teléfono relacionado con este aparcamiento que aparece en la aplicación. Por último, se puede acceder marcando el código personal que se les asigna a los usuarios en la pestaña ‘mis datos’. En los tres casos la puerta se abre de manera inmediata. Tras los dos primeros meses, los ciclistas deberán abonar 50 céntimos por uso.

Además, Pverde ofrece la posibilidad de adquirir por 24 euros una matrícula electrónica para tener la bici localizada en todo momento. En caso de robo, todos los usuarios de la ‘app’ podrán detectar el vehículo robado si se cruzan con él y también sabrán, a través de una alerta, qué bicicletas cercanas llevan el aparato. «Es tan divertido como el Pokemon Go», compara Puebla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate