El Correo

Los guardas no hallan aves muertas en el segundo día de vigilancia de estanques de Vitoria

Varios operarios revisan una balsa cerca de Arkaute en busca de aves muertas.
Varios operarios revisan una balsa cerca de Arkaute en busca de aves muertas. / Rafa Gutiérez
  • La ausencia de nuevos casos anima a las instituciones alavesas a creer que, a falta de los resultados de los análisis, el posible brote de botulismo se habría controlado

La segunda jornada de inspección de los humedales de Salburua y los estanques de la ciudad, tras detectarse cuatro patos muertos durante el fin de semana, se ha saldado este martes sin la aparición de nuevos cadáveres. Se trata del segundo día sin aves fallecidas desde que se activó el protocolo el pasado lunes ante la sospecha de que estas muertes –tres en Arriaga y otra registrada en la zona de Arkaute- podrían deberse a un nuevo brote de botulismo. La ausencia de nuevos casos anima tanto a la Diputación de Álava como al Ayuntamiento de Vitoria a creer que, a falta de los resultados de los análisis, el posible brote se habría controlado.

Aun así, ambas instituciones continuarán las labores de inspección en los próximos días mientras se analizan las muestras recogidas. El centro de Martioda, dependiente de la institución foral, las ha enviado a los laboratorios que Neiker tiene en Álava, por lo que esperan tener pronto los resultados. Mientras tanto, el protocolo de actuación para prevenir una posible propagación del botulismo sigue en marcha, con el apoyo de refuerzos al trabajo de vigilancia de los guardas.

«Se ha reforzado la vigilancia porque, en caso de que se tratase de botulismo, es importante retirar de forma precoz las aves enfermas o muertas, que son el principal foco de contagio a otras aves», recuerdan desde la institución foral. Una medida que ya ayudó a minimizar los contagios en el último brote de botulismo registrado en Álava, que se inició a finales de agosto y mató a 54 pájaros a lo largo de un mes.

En 2014, una epidemia acabó con la vida de más de 700 en los humedales de Salburua y las lagunas de los parques vitorianos, lo que hizo que los guardas permanezcan alerta para detectar nuevos casos con mayor rapidez.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate