El Correo

Familias del colegio Latiorro de Llodio exigen acabar con el amianto

Una empresa revistió las cubiertas de uralitas de una parte del centro en 2013.
Una empresa revistió las cubiertas de uralitas de una parte del centro en 2013. / Sandra Espinosa
  • El Ayuntamiento realizará un estudio del centro porque en el inventario de 2013 no se incluye una evaluación de riesgos en relación a este mineral

Varias familias preocupadas por la presencia de amianto en el colegio Latiorro han mostrado su indignación por la respuesta obtenida hasta ahora por el Ayuntamiento llodiano, que les ha asegurado en varios encuentros «que el riesgo es cero», según ha explicado una de los miembros del grupo.

«Entendemos que en un centro escolar con niños no puede haber amianto, y sin embargo existe y se encuentra en muy mal estado», han asegurado, mientras aportaban algunas imágenes de las cubiertas de uralita que protegen el acceso desde los edificios del colegio a dos gimnasios situados en un nivel superior. Las uralitas están cubiertas desde hace algunos años con una chapa metálica, «pero eso no impide que haya goteras, que los críos jueguen al balón y las golpeen o que se hayan desprendido algunos trozos».

Tras varios meses buscando respuestas, los responsables municipales se han comprometido a elaborar un informe en el que se analice la situación, «aunque entendemos que este problema afecta también a otros colegios». Una vez obtenido ese compromiso para la redacción del estudio, las familias afectadas aseguran que «tenemos la esperanza de que se retire todo el amianto que existe en el centro».

Desde el año pasado

Uno de los padres preocupados por esta situación dio la voz de alarma el curso pasado «cuando mi hija empezó primero de Primaria y accedía al colegio por la parte trasera, donde están las uralitas». Tras ponerse en contacto con la asociación de familias del colegio y con la dirección del centro, «no se hizo nada» –denuncia–, y a principios de este curso retomó la búsqueda de información. «Nos han asegurado que en los años 2001 y 2002 se quitaron las uralitas de la zona Infantil y no entendemos por qué entonces se dejaron las demás».

Tras varios desencuentros con los responsables municipales, finalmente los afectados pudieron conocer los resultados del informe elaborado en 2013 por el Ayuntamiento en el que se realiza un diagnóstico de las instalaciones con amianto. En ese estudio se reconoce que «una empresa especializada procedió a revestir las cubiertas eliminando así el riesgo de emisión de fibras de amianto por el progresivo deterioro del material».

Las familias señalan que «en los preliminares, el estudio también dice que para evaluar los riesgos hay que tomar muestras y eso no se ha hecho». Las familias han pedido responsabilidades a los técnicos municipales que autorizaron estas intervenciones y lamentan la escasa información que se ha proporcionado, pero esperan la intervención de la Delegación de Educación y de Osalan.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate