El Correo

Detenido el joven portugués que dejó un reguero de robos en comercios de Vitoria

Momento de la intervención Policial y Bomberos
Momento de la intervención Policial y Bomberos / Igor Aizpuru
  • La Policía Local interviene en una pelea entre un ciudadano árabe y miembros del clan de los Bartolos en Santo Domingo

La Ertzaintza le tenía en su punto de mira desde hace varios días. El portugués de 22 años al que se considera responsable de una cascada de robos en establecimientos de la ciudad -el pasado fin se semana, sin ir más lejos, causó alarma al cebarse, presuntamente, con media docena de locales en Judimendi y Los Herrán-, fue detenido en la mañana de ayer por efectivos de la policía autónoma.

Según pudo confirmar EL CORREO, previsiblemente hoy será puesto a disposición judicial y no es descartable que el juez opte por decretar su ingreso en prisión, con carácter preventivo, ya que antes de la oleada de hurtos que protagonizó en aquella madrugada del 15 al 16 ya había sido puesto en libertad con cargos por hechos que se habían sucedido unos días antes.

Este individuo, con una cojera visible consecuencia de una intervención quirúrgica en fechas recientes, intentó timar a la dueña de un bar próximo al Palacio de Justicia nada más abandonarlo y robó el móvil a la empleada de una farmacia de San Martín. Eso sucedió en torno al 7 de octubre. Las sospechas sobre su participación en otros hurtos se han ido consolidando con el paso de los días. El ladrón -que también tiene orden de busca y captura por un delito cometido en Cataluña- fue, de hecho, señalado directamente como autor del ‘repaso’ que dio a siete comercios en Judimendi y Los Herrán. Su modus operandi lo delataba: sustracciones rápidas y, en la práctica totalidad de los casos, solo de dinero en efectivo -en algún local no se llevó nada tras causar los destrozos, quizás por el nerviosismo con el que intervenía-. Buscaba el ‘cash’ tras acceder al interior rompiendo la puerta o alguna de las lunas del escaparate. Una agencia de viajes, una librería e, incluso, una cerrajería estuvieron entre sus objetivos aquella madrugada. Se sirvió de un adoquín para fragmentar los cristales -en otros episodios anteriores había empleado una barra de hierro-. Un suma y sigue de este delincuente al que fuentes policiales le considerarían responsable de alrededor de una veintena de robos.

«Hacían mucho ruido»

Por otra parte, agentes de la Policía Local y efectivos de bomberos tuvieron que acudir alrededor de las dos y media de la tarde de ayer a la calle Santo Domingo alertados de una pelea entre un ciudadano de origen árabe e integrantes del clan de los Bartolos. Testigos presenciales explicaron que el primero, que vivía de ocupa en una casa situada a escasos metros de otra en la que residen miembros del clan gitano, llamó la atención a unos menores de esta familia porque «estaban haciendo mucho ruido».

El hecho derivó en una trifulca que acabó con el hombre de origen extranjero detenido por un supuesto intento de agresión a los agentes. Los bomberos accedieron a la vivienda de este para comprobar su estado. El pasado agosto, en un piso situado en esa misma calle del Casco Viejo, se produjo un derrumbe que pilló de lleno a dos mujeres que se encontraban en ese momento visitándolo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate