El Correo

La muerte, a tumba abierta

Comitiva fúnebre por la calle Dato en 1915 en una de las imágenes de la muestra.
Comitiva fúnebre por la calle Dato en 1915 en una de las imágenes de la muestra. / archivo municipal/e.guinea
  • El festival Zakatumba, que se celebrará en Vitoria el 27 de octubre, invitará a reflexionar sobre el valor cultural del mundo fúnebre

Dos pequeños, hermanos gemelos, posan ante el objetivo con las manos entrelazadas, vestidos de domingo. Con los ojos cerrados, como dormiditos, parecen sumidos en un profundísimo sueño. Eterno, en realidad. Lo mismo ocurre con ancianos sentados en su mecedora, con la pipa encaramada a la comisura de los labios, señoras tendidas en la cama y familias enteras, alineadas, inertes, sobre una colcha de raso con puntillas. Ella pasa las instantáneas recogidas en el inquietante libro, entre confundida y aturdida. «Señora Mills, ¿qué es esto?», le pregunta a su criada. «Es un álbum de difuntos, la gente retrataba así a sus familiares con la esperanza de que su alma viviera para siempre», le responde la mujer, conmovida por la inocencia de su patrona.

Como Nicole Kidman en la película ‘Los Otros’ de Alejandro Amenábar, los que se acerquen a la exposición ‘Muerte y ritual en Álava’, que se revelará en blanco, negro y sepia el próximo 27 de octubre en la Fundación Sancho El Sabio, podrán sentir la desazón al contemplar una selección de fotografías post mortem –aquellas realizadas a difuntos como recuerdo–, rescatadas del fondo del cajón de la memoria de la provincia.

Es sólo una de las propuestas del festival ‘Zakatumba’, que mostrará la muerte a tumba abierta en Vitoria «para demostrar que se puede reivindicar una raíz propia de la muerte, sin deprimir», adelanta el investigador Ander Gondra, uno de los responsables de la cita.

«Durante muchos años hemos vivido de espaldas a la muerte», destaca el especialista, que concibe el festival temático como una oportunidad para divulgar el papel del óbito «como tema fundamental en nuestra cultura». Para ello, los artífices de las jornadas proponen un ciclo de exposiciones fotográficas, visitas a cementerios, una fiesta con DJs y charlas sobre ritos fúnebres. Aunque, a priori, el tema sobre el que pivota el evento pueda prestarse a una mirada morbosa, Gondra, responsable de la editorial ‘Sans Soleil’, sostiene que el programa se ha planteado «alejado de la perspectiva del morbo».

Halloween con patata

La elección de las fechas en las que se desarrollará el festival no es, ni mucho menos, casual. «Creímos que era una excusa interesante, sobre todo ahora que se ha impuesto una celebración ajena a nuestra cultura, vacía de contenido», reconoce el experto, en una referencia en absoluto velada hacia la festividad de Halloween, con el que, no obstante, la tradición fúnebre vasca –y la alavesa en particular–, mantiene ciertos vínculos. «Existen testimonios en los que se refleja que la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre se vaciaban calabazas en la zona norte. Aquí también se habla de que se hacía lo mismo con patatas y remolachas», explica Gondra.

Entre el programa de actividades de ‘Zakatumba’ está previsto organizar un cuentacuentos infantil, un público al que, según el promotor del evento, «se tiende a sobreproteger». «Creo que es importante normalizar el tema con los niños y prepararles, desde un lenguaje propio, a enfrentarse a la pérdida y al duelo», destaca Ander Gondra. «A todos nos va a llegar el momento», evidencia. «Y eso, también se puede explicar de una forma más jocosa», apunta. Lutos, los justos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate