El Correo

La huella del pequeño Mikel

Leire Ordax sostiene el libro que ha dedicado a su «angelito» Mikel.
Leire Ordax sostiene el libro que ha dedicado a su «angelito» Mikel.
  • Leire Ordax, una joven matrona vitoriana, rompe con su libro el silencio que rodea la pérdida de un hijo aún no nacido

«No es un libro escrito desde la tristeza, está escrito desde el amor, es un homenaje a mi chiquitín, para que nadie lo olvide». Leire Ordax García (Vitoria, 1983) sostiene entre sus manos un pequeño librillo blanco ilustrado con la huella de un pie de un bebé en azul. Es la de Mikel, el niño que llevó durante 38 semanas en su vientre hasta que un día su corazón dejó de latir de manera súbita. El duelo perinatal, el de esos pequeños que nacen sin vida, es todavía hoy un tema tabú y esta joven madre, matrona de profesión, ha querido romper con ese silencio a través de una pequeña novela autobiográfica, un diario que ha elaborado a partir de las notas que escribió durante aquellos meses de duelo.

«No he encontrado nada sobre esto escrito en primera persona y he pensado que puede ayudar a alguien que esté pasando por lo mismo». «No es una guía», advierte Leire, embarazada de su tercer hijo. Mikel fue el primero y «hoy, después de tres años y medio, aún no hay día que no me acuerde de él», dice emocionada, pero sin perder la sonrisa. Emana serenidad y fuerza. La misma con la que con seguridad afrontó aquel parto natural, sin epidural, de un bebé que no iba a llorar entre sus brazos. «Fue algo hermoso, muy íntimo, le ofrecí el parto para el que yo me había preparado durante meses».

En el libro, Leire cuenta cómo ella y su pareja se despidieron tranquilos de ese hijo, del que conservan la impresión de sus huellas, entre otros recuerdos íntimos. Después entraron en la habitación del hospital abuelos y tíos y también le besaron, lo abrazaron y le dijeron adiós. «Fue muy bonito, allí había paz». Aunque su profesión a priori le podía dar cierta ventaja sobre cómo afrontar un momento como Éste, Leire admite que nunca nadie está de verdad listo para algo así. Pero las despedidas, cada uno a su manera, son necesarias, insiste.

Luego llegaron los duros momentos de organizar la incineración de un hijo al que no le dejaron registrar en su libro de familia, «como si no hubiese existido, fuimos los padres de Mikel durante nueve meses y aquello nos dolió mucho». El postparto, las pastillas para cortar esa leche que no iba a ser ya la de su pequeño, las lágrimas y la impotencia reflejada en el rostro de los familiares. «Tú como padre o madre estás perdido, pero ellos también y se supone que tienes que guiarles, aunque no sabes cómo».

Y a los 42 días, se acabó la baja maternal obligatoria. Como matrona interina decidió incorporarse a su trabajo. Al de traer a este mundo a otros niños que no eran el suyo. Le costó un mes volver a atender un parto. «Agradezco cómo me arroparon mis compañeros. Cada día me planteaba un reto. Ya no llorar era un triunfo, no me sentía capaz ni de ver una tripa. Un paso fue oír un latido, otro estar ante una madre embarazada de 38 semanas...»

«Un duelo desautorizado»

De todos esos sentimientos que afloraban tomaba notas. «Quería plasmar todo aquello, porque aunque lo estaba pasando fatal, no quería que Mikel cayera en el olvido.Es como un duelo desautorizado, un tema tabú». Su marido también hizo su duelo personal. «El vínculo del bebe con la madre en muy fuerte, pero ellos también lo pasan muy mal y además sienten que nos tienen que ayudar y están perdidos». Además de su gran apoyo, su compañero ha sido el primer lector y crítico del libro.

Seis meses después Leire volvió a quedarse embarazada. Esta vez no iba a pasar nada. Ypasó todo lo bueno. La hermana de Mikel nació a las 38 semanas, de manera natural. Su propio padre la ayudó a salir del canal de parto y cortó el cordón. Hoy con dos añitos, ve cada día el nombre de su hermano en un cuadro que bordó su madre junto al de ella.

‘La huella de Mikel’, de editorial Uno, está a la venta en formato papel o digital en Amazon y en la librería Elkar de Vitoria.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate