El Correo

Rioja Alavesa, ante un exceso de cosecha que le obligará a tirar uva

Los viticultores de La Rioja Alta ya han tirado cantidades ingentes de uva.
Los viticultores de La Rioja Alta ya han tirado cantidades ingentes de uva. / Sonia Tercero
  • Los viticultores del resto de la denominación, con la vendimia avanzada, se han deshecho ya de millones de kilos, que acaban en el suelo

La vendimia en Rioja Alavesa avanza paulatinamente hacia su conclusión. Aproximadamente queda una semana para que los agricultores de la región terminen de recoger las uvas de sus parcelas y ya se comienza a atisbar una peculiar situación que se ha dado en las otras subzonas de la denominación, sobre todo en la Rioja Alta. El exceso de fruto ha obligado a los viticultores de esa zona a dejar en el suelo millones de kilos ante el riesgo de descalificación por superar el 118% del rendimiento, según informó ayer el periódico ‘La Rioja’.

Todavía, según apuntan expertos de UAGA-COAG, es pronto para valorar si esta problemática afectará en la misma medida en Rioja Alavesa. «Es algo que se verá cuando termine la vendimia, pero es cierto que parece que sí que hay demasiada uva», afirma el responsable del sector dentro de la organización agraria, José Antonio Ugarte. Ese exceso de uvas se debería principalmente a las lluvias que precipitaron alrededor del 20 de septiembre. «Cayeron unos 20 litros y eso ha aumentado la producción bastante», cuenta Ugarte. «Todos los años son diferentes y pensábamos que este no iba a haber tanta cantidad por la sequía, pero no ha sido así», añade.

De esta manera, a los agricultores esta situación les ha pillado totalmente desprevenidos y se ven obligados a cumplir con el pliego de condiciones de la Denominación de Origen Calificada Rioja, que fijó en las normas de la campaña un 107%, el máximo de uva amparada y un 118% el límite de producción. Si se superan esos topes, el viticultor se arriesga a un expediente de descalificación.

Trabajo en balde

Habrá que ver, por lo tanto, lo que sucede en los viñedos de la región dentro de una semana, cuando la vendimia acabe. «Actualmente, sólo habrá terminado entre el 10 y el 15% de la gente», recalca Ugarte, que se lamenta de las grandes cantidades de uva que se están perdiendo en otras zonas de la denominación. «Es una pena porque es el trabajo de todo el año», apunta.

Para tratar de que en futuras ocasiones no suceda algo parecido, el responsable del sector en UAGA-COAG considera necesaria una reunión al finalizar las vendimias dentro del Consejo Regulador para tratar de poner alguna norma específica para estos casos y evitar el desaprovechamiento del fruto en lo posible. «Habría que ver de qué manera podría entrar la uva en la bodega, aunque no toda sea calificada», señala.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate