El Correo

El aparcabicis cubierto y vigilado del centro empezará a funcionar el día 28

La instalación tiene capacidad para dar servicio a 52 bicicletas.
La instalación tiene capacidad para dar servicio a 52 bicicletas. / Intelligent parking
  • Arrancan los trabajos de instalación detrás de Correos y los ciclistas podrán aparcar por 50 céntimos un máximo de 24 horas tras una semana de prueba

. El centro de Vitoria contará desde las próximas horas con un nuevo aparcabicis cubierto y vigilado con cámaras de seguridad que pretende reducir el número de robos en esta zona y proteger los vehículos de la intemperie y el vandalismo. La estructura comenzará a ser colocada esta misma mañana en la calle Nuestra Señora del Cabello, en la parte trasera del edificio de Correos, y tiene capacidad para 52 bicicletas.

El novedoso sistema, desarrollado por la empresa vitoriana Intelligent Parking, comenzará a funcionar previsiblemente mañana para un reducido grupo de personas que testarán el producto durante una semana. Tras esta prueba piloto en la que participarán funcionarios del Ayuntamiento de Vitoria, el uso del aparcabicis se ampliará a todos los ciudadanos el próximo viernes día 28 de octubre, de acuerdo a las previsiones de la empresa.

El único requisito para utilizar el parking será descargarse en el móvil la aplicación gratuita Pverde, disponible en cuatro idiomas para iOS y Android. Tal y como adelantó este periódico, el servicio se ofrecerá de manera gratuita durante un tiempo y después los usuarios tendrán que pagar a través de una pasarela bancaria.

«La gratuidad durará aproximadamente dos meses, luego la idea es que las personas que quieran acceder al aparcamiento abonen unos 50 céntimos al día, aunque el precio final lo fijará el Ayuntamiento. Va a ser un sistema de rotación, por lo que las bicis no podrán estar aparcadas más de 24 horas. Los usuarios que excedan este tiempo recibirán una alerta en su móvil», explica Sebi Puebla, de Intelligent Parking.

«Nuestra idea es ir quitando poco a poco las bicis de la calle y habilitar lugares cubiertos para aparcarlas. En este sentido, otras ciudades como San Sebastián o Zaragoza van muy avanzadas», subraya Puebla. Se trata de un concepto compartido por el Consistorio vitoriano, y muestra de ello es que finalmente el proyecto se incluirá en la iniciativa Ciudad Laboratorio que se canaliza desde el departamento de Promoción Económica. La estructura está formada por un módulo de 9 metros de largo y 5,5 metros de ancho y cuenta con cámaras de vigilancia interna para ahuyentar a los ladrones.

Alerta de robo

Sólo podrán acceder las personas registradas en la base de datos a través de la aplicación móvil y lo podrán hacer de tres maneras, unas indicaciones que se muestran en un panel colocado en el exterior del espacio. La primera a través del ‘smartphone’, seleccionando el aparcamiento entre una serie de opciones que se mostrarán en la pantalla y pulsando el botón de apertura.

La segunda opción es entrar a través del teclado peatonal. Los usuarios deberán introducir un código que les será asignado previamente y las puertas se abrirán. Por último, también existe la posibilidad de acceder después de realizar una llamada gratuita a un número de teléfono que se facilitará a los ciclistas.

Además, Pverde permite a los usuarios hacerse con una matrícula electrónica (PiVi), que se puede adquirir por 24,34 euros. De esta manera, podrán certificar si la bici está o no dentro del parking, pero no sólo eso. «En caso de robo, permite situar la bicicleta mediante un sistema de geolocalización al que tienen acceso todas las personas con la aplicación descargada. De esta manera, cualquiera que se tope con el vehículo sustraído recibirá una alerta en su teléfono» y podrá alertar a la Policía.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate