El Correo

Maroto renuncia y deja el Ayuntamiento de Vitoria tras 17 años

fotogalería

Javier Maroto se estrenó como concejal del Ayuntamiento de Vitoria en 1999. / Igor Aizpuru

  • Su nombramiento como diputado acelera su salida del Consistorio, donde ejerció cuatro años como alcalde

A pesar de las numerosas ocasiones en que negó que lo haría, Javier Maroto deja el Ayuntamiento de Vitoria. Lo hace impulsado por circunstancias sobrevenidas que han terminado por aconsejarle centrar su carrera en Madrid y dar vía libre a nuevas voces y nuevas caras en Vitoria, en cuya vida municipal ya apenas participaba. El exalcalde recogerá en las próximas horas el acta de diputado del PP por Álava que ha dejado vacante Alfonso Alonso en el Congreso y esa creciente presencia en la capital -también es un alto cargo orgánico dentro de su partido con despacho en la sede de Génova- ha pesado en una decisión «dolorosa», ha admitido este lunes, cuando elcorreo.com adelantó en exclusiva la noticia. Portavoz municipal de su formación, el exalcalde era el corporativo en activo con más experiencia, junto a Antxon Belakortu (EH Bildu). Ambos entraron en 1999.

Su abrupta salida de la Alcaldía pese a ser el candidato más votado por los vitorianos en mayo de 2015, y su posterior designación como vicesecretario Sectorial de los populares a nivel nacional, ya habían provocado que su presencia en la capital se redujera de forma significativa. Maroto había reiterado en entrevistas y declaraciones públicas que su deseo era continuar toda la legislatura en el Consistorio e intentar recuperar el poder en los comicios de 2019, pero su presencia en la plaza de España era ocasional. Su ‘número dos’, Leticia Comerón, se había visto obligada a asumir ‘de facto’ la portavocía del partido, un papel que desde este martes tendrá rango de oficialidad. Precisamente, uno de los objetivos del paso adelante dado por Maroto es zanjar el debate que se había creado sobre su presencia o no en Vitoria y evitar posibles críticas sobre su ‘sueldo doble’ como portavoz -aunque él pidió reducírselo y la oposición no se lo permitió- y diputado en Cortes.

La pregunta sobre su continuidad en el pleno flotaba en el aire desde que EH Bildu, PNV, Podemos e Irabazi sumaron fuerzas para ‘desalojarle’ del Gobierno local en junio del pasado año. Había ganado las elecciones, estuvo a punto de lograr diez concejales, una cifra que hubiera sido histórica, y sumó 3.000 votos más respecto a los comicios anteriores. Pero la unión del resto de partidos orquestada por EH Bildu en torno a la figura del peneuvista Gorka Urtaran, que había quedado tercero, le dejó sin bastón de mando. En el fondo de la maniobra, una reacción crítica contra su posicionamiento respecto al sistema de ayudas sociales, la RGI y la inmigración.

Este lunes, sin embargo, el anuncio ha pillado por sorpresa a todo el mundo. Los ocho concejales que, junto a él, componen el grupo recibieron con asombro a media tarde una noticia que había sido consensuada antes con los presidentes del PP en Euskadi, el propio Alonso; y en Álava, Javier de Andrés.

Alonso, su mentor

«El PP necesita ahora en Vitoria una persona que consolide el proyecto», ha declarado a EL CORREO quien fue regidor de 2011 a 2015. Ese relevo será Leticia Comerón, pero su objetivo es mantenerse vinculado «al 100%» con la labor del PP de Vitoria y permanecer al tanto de los problemas que sufra la ciudad desde su escaño en la Carrera de San Jerónimo. Su intención, ha enfatizado, es «intensificar» la defensa de los intereses de los alaveses sin la «interferencia» que significaba el debate sobre si estaba presente o no en la ciudad.

Desde su nombramiento como ‘mano derecha’ de la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, el antiguo alcalde había solicitado en numerosas ocasiones una rebaja en su salario ya que no se estaba dedicando en exclusiva a su labor en el Consistorio. La oposición, con el respaldo del Reglamento Orgánico del Pleno, le recordó que sólo podría reducírselo si renunciaba al cargo de portavoz. Una idea que siempre dijo no contemplar. EH Bildu, cuya portavoz Miren Larrion es ahora también parlamentaria vasca, fue quien más impedimentos manifestó al respecto.

Respeto en sus adversarios

La noticia de su salida del Ayuntamiento ha sido recibida de manera oficial con «respeto» por sus adversarios. El hueco que ha dejado vacante previsiblemente será ocupado por el empresario Gustavo Antépara, que fue en el número diez de la plancha de los populares.

Alfonso Alonso, el exministro de Sanidad, es su mentor político desde que le nombró teniente de alcalde y concejal de Hacienda en 1999, pese a su juventud e inexperiencia respecto a otros compañeros. Sin embargo, Maroto no seguirá los pasos del presidente del PP vasco, que sí compaginó las labores de portavoz municipal, incluso de alcalde, y diputado nacional.

La carrera de ambos políticos transcurrió ‘de la mano’ hasta la salida de Alonso rumbo al Congreso en 2008. Ambos compartieron éxitos y momentos amargos. Juntos, en las dos legislaturas de Alonso como regidor, Maroto y su mentor lograron encauzar el entonces feroz problema de la vivienda en Vitoria, apoyados por el PSE, y dar nuevos aires al Ayuntamiento tras 20 años de nacionalismo, pero también firmaron decisiones que aun colean, como el alquiler de las oficinas de San Antonio, ahora en revisión por parte del Tribunal de Cuentas de Estado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate