El Correo

Vitoria salta a la disciplina del parkour

fotogalería

El parque Armentum, en Mariturri, ha acogido una muestra de parkour. / J. Andrade

  • Una charla del especialista donostiarra Iñaki Lasagabaster y una exhibición de esta especialidad física reúne a la comunidad de practicantes de la capital alavesa

Para el donostiarra Iñaki Lasagabaster no hay obstáculo imposible de superar. A sus 17 años este joven practica una de las variantes surgidas de lo que se conoce como parkour, y cada muro que se encuentra en su camino es una tentación. Pero no sólo para saltarlo, sino también para impulsarse y hacer una voltereta, un salto mortal… Hasta un poste de tres metros y medio de altura se convierte en el mejor lugar desde el que poder observar la ciudad a sus pies.

«Lo que yo practico es una fusión de distintas modalidades. Yo ya no le pongo nombre, hago mis movimientos sin buscar cómo se llaman», cuenta recién llegado a Vitoria, donde ayer ofreció una charla a aficionados a esta modalidad y hoy ha estado presente en la muestra de parkour que ha acogido el parque Armentum, en Mariturri, de 11.00 a 14.00 horas.

Y es que hasta en esta disciplina hay grandes debates. «Aunque se le conoce como parkour, no lo es desde el momento en el que metes volteretas. No es la misma modalidad. La original consistía en desplazarte de un punto a otro de la forma más eficaz posible, superando obstáculos. A ésta la llaman parkour desde hace tiempo, pero no está claro que lo sea. Este movimiento se ha expandido mal, y hay muchos piques entre quienes los practican. También lo llaman 'free running', pero no creo que sea lo mismo», reflexiona. Para él lo importante es lo que implica desenvolverse entre los obstáculos con una agilidad casi felina, y la satisfacción que aporta.

Desde hace tres años y medio, practica cada día. Su entrenamiento es exhaustivo «para tener control sobre mi cuerpo», y al recibir la invitación de uno de los grupos que practica parkour en Vitoria –quince adolescentes de entre 13 y 17 años– no ha dudado en venir a echarles un cable. Porque en la ciudad ya son más de cincuenta los jóvenes que se dejan llevar en los skateparks de la ciudad, o en cualquier zona de obstáculos. «En el País Vasco cada vez se extiende más. Ver que esto crece y va a más me anima, y practicar esto une a la gente. Sentir cómo te superas día a día te motiva, y si tienes a gente alrededor que te ayuda a mejorar creas un vínculo donde hay muy buen rollo. Creas una familia», relata.

«Ser constante»

El propio Lasagabaster forma parte del grupo Sunset, que ya ha hecho exhibiciones en algunas fiestas de los barrios de San Sebastián. Y saber que Vitoria construirá en 2017 el primer circuito de parkour del País Vasco le ilusiona. «Esto demuestra que se valora lo que hacemos, cuando hasta hace unos años no estaba bien visto. Se escuchaban muchas críticas, y no se apoyaba la disciplina. Pero ver que cada vez más gente lo practica ayuda a que se nos dé una oportunidad. Lo hemos logrado poco a poco», valora.

Pero lo mejor es lo que aporta a quienes lo practican. «En esto no hay competitividad, la única competición es contigo mismo, autosuperarte cada día». Él sabe que cada persona practica de forma espontánea. «No hay normas, cada cual hace lo que le surge, pero sí hay que calentar para evitar lesiones. Y las acrobacias y los saltos se consiguen a base de entrenamiento diario, de ser constante. De un día para otro no puedes plantearte hacerlo, has de crear un hábito y ponerte metas, poco a poco. De esa manera aprendes, vas consiguiendo mejorar día a día», recomienda.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate