El Correo

Un participante de la Hiru Haundiak recibe el perdigonazo de un cazador pero acaba la carrera

  • «Parecía la guerra, no había más que tiros», reconocieron a este medio participantes y voluntarios de una cita consolidada en el calendario vasco desde hace 30 años

Todo quedó en un susto, en poco más que un rasguño. Pero a primera hora de hoy uno de los 1.700 participantes de la Hiru Haundiak –la carrera de montaña de 100 kilómetros en la que se asciende el Gorbea, el Anboto y el Aizkorri– recibió el disparo de un cazador en la zona del Jarindo, bajando al pantano de Landa. Este corredor fue alcanzado por un perdigón procedente de una de las múltiples escopetas que había al paso de la paloma.

«Parecía la guerra, no había más que tiros», reconocieron a este medio participantes y voluntarios de una cita consolidada en el calendario vasco desde hace 30 años. Por primera vez se ha disputado en otoño, y no en pleno mes de junio, para cumplir las exigencias medioambientales –el recorrido discurre por los parques naturales de Gorbea, Urkiola y Aizkorri–.

El disparo de un cazador guipuzcoano alcanzó a este atleta, que pese a todo pudo continuar la prueba con absoluta normalidad. De hecho, no fue atendido por efectivos de Cruz Roja hasta cruzar la meta. Los primeros en concluir la carrera fueron Iokin Garai, en once horas y catorce minutos, y Leire Martínez, en categoría femenina y que empleó 13 horas y 31 minutos. Los participantes, entre los que se dieron cita trece inscritos de Francia, Alemania, Reino Unido, Australia y Japón, tomaron la salida en la medianoche de ayer en Ondategi. La cita organizada por la Sociedad Excursionista Manuel Iradier concluyó en Araia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate